sábado, marzo 08, 2014

LOS MUERTOS VIVIENTES: MARCHAMOS A LA GUERRA




Me encanta empezar todas las reseñas de The Walking Dead de la misma forma ¿114 números ya? Parece que fue ayer cuando hace casi nueve años Planeta editó el primero de los tomos en el salón del Cómic de Barcelona y ya van 19 tomos y una serie de la televisión por su cuarta temporada que es lo que ha disparado el nivel de fortuna de Robert Kirkman que no es que fuera pequeño antes.

Antes de nada mencionar un dato sobre la edición que me ha sorprendido bastante, en este tomo por primera vez se incluyen al final las portadas originales a color, joder, si siempre se nos ha dicho que era algo que no podía hacerse, que era imposible que la edición original era así o asá ¿por qué ahora sí? Porque los tomos americanos me he cerciorado y siguen sin incluirlas, sea como sea me alegro de esta decisión.

Sobre la historia que nos ocupa en “Marchamos a la guerra” – que tendrá su continuación en mayo porque según parece el verano pasado la serie fue casi quincenal en USA – vuelve a prescindir totalmente de los zombis ¿qué no hacen ninguna falta? Y nos prepara para el inevitable conflicto contra Negan y su ejército de la fábrica.

Así tenemos a Rick uniendo fuerzas con la Cima – con Jesús a la cabeza, gran personaje que fijo que palmará – y con el Reino comandado por Ezequiel y su tigre Shiva. Sobre éste último personaje y lo inverosímil que me resultaba que le tratasen como a un rey del medievo, con su jerga, protocolos y cosas así que fue lo que me provocó una sensación agridulce en el tomo anterior, parece que Kirkman me ha escuchado y ha ofrecido unas explicaciones lógicas sobre el mencionado Ezequiel que me han dejado más que satisfecho y es que así soy yo que me gusta que me lo expliquen todo.

De nuevo los seis números U.S.A que incluyen se leen en un suspiro y dejan con ganas de leer todo el pifostio que se está preparando. Por cierto que Negan en esta ocasión me ha parecido menos repulsivo – su verborrea plagada de palabrotas me sigue cansando incluso a mí – y parece bastante más razonable con un código del honor y todo, aunque bastante retorcido claro. Es Rick quien otra vez se muestra desequilibrado y está a punto de mandarlo todo al carajo porque otra vez se muestra incapaz de escuchar a los demás o trabajar en equipo, su cuadriculada visión del mundo parece ser la única que vale.

El guionista también se acuerda un poco de la relación de Rick y Carl y al menos muestra alguna idea de por donde quiere llevarla. Un tomo sin grandes sobresaltos, sin ninguna gran perdida que lamentar (que muertos conocidos algunos hay) pero que vuelve a dejarnos mordiéndonos las uñas a más no poder.

NOTA: 8/10

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues ese ritmo casi quincenal se está notando cosa mala en el dibujo. Creo que por primera vez no le voy a llevar la contraria a los detractores de Adlard.

The Korinthian dijo...

Gaudiano se ha hecho cargo de las tintas y ¡la mejora ha sido notable!

Anónimo dijo...

Por cierto, ¿dónde te has enterado de que el siguiente tomo saldrá en Abril? Estoy buscando información en la red y no encuentro nada ¿O te refieres a USA?