domingo, marzo 30, 2014

RECOMENDACIONES MUSICALES XXXII: El Ángel Caído de Avalanch (2001)



Hola amigos bienvenidos un domingo más a las secciones temáticas de Los Archivos de Typhares. Hoy toca recomendar un disco y tras un largo periodo de ausencia volvemos a hablar de material nacional de primera calidad. Viajamos hasta 2001 uno para revisitar “El Ángel Caído” de Avalanch. Cuarto disco de la banda – tercero de estudio – donde Víctor García nos llevaba de viaje por un álbum conceptual que nos cuenta la historia de un ángel caído en nuestro mundo.

Este disco fue el primero que contó con una portada de Luis Royo que desde entonces acompañó a la banda hasta el final y que ahora por ejemplo sigue haciendo las portadas de Alquimia el proyecto de Alberto Rionda, en su momento incluso se rodó un spot en televisión que pudo verse de forma bastante restringida pero que daba muestras de lo alto que apostaba esta banda por su trabajo.

Tras la breve intro de “Hacía la Luz” comienza “Tierra de Nadie” que es realmente atronadora y donde me gustaría destacar – al igual que en el resto del álbum – el virtuosismo de Alberto Rionda en las guitarras y la magistral voz de Víctor García que apuntito estaba de formar Warcry y ese gran estribillo … sin patria ni hogar, sin rumbo ni dirección…” que en directo lucía mucho. De hecho ese año los vi en el Viñarock, aunque sonó como el culo y la banda lo avisó al principio del concierto donde hicieron lo que pudieron.

Siguiendo con el tema que da título al álbum “El Ángel Caído” que hace gala de una fuerte instrumentalización y de unos arreglos que le dan una atmosfera épica para que gane en espectacularidad y que además es el tema más largo del disco. Una obra maestra desde la primera nota.

Continuando con “Xaná” – de las más recordadas en directo de la banda – con sus grandes cambios de ritmo y su temática fantástica llena de hadas y brujas, muy evocadora. Para prepararnos para la gran traca tenemos una pequeña canción instrumental que no llega al minuto que sirve de puente a “Levántate y Anda” que a la postre es una de mis canciones favoritas no sólo de este disco sino también de toda la discografía de Avalanch, un tema muy poderoso sobre todo en los grandes coros.

Un tema que se sale algo de la temática general de este LP es otro de los grandes himnos de esta primera etapa de Avalanch “Corazón Negro” que está dedicada especialmente a los mineros asturianos y por extensión a todo el pueblo de su comunidad natal y que es verdaderamente representativa. Llegamos a “Delirios de Grandeza” que creo que debe ser una de las cuatro canciones más famosas de Avalanch, su letra me parece preciosa y que canturreo muy a menudo, me chifla simple y llanamente, es cierto que es un poco triste, pero la vida lo es, así que… “Antojo de un Dios” es la única balada auténtica que podremos escuchar en “El Ángel Caído” no es de mis temas lentos favoritos ni mucho menos aunque su estribillo está muy bien y la parte de guitarras españolas le da mucha clase, pero no acaba de entrarme.

Aunque sin duda el plato fuerte son los tres actos de “Las Ruinas del Edén” donde además de teclados, timbales y todo tipo de instrumentos coordinados por Alberto Rionda se cuenta con la participación del gran Leo Jiménez en el segundo acto. Su melodía es muy reconocible y los riffs de guitarras salvajes dan paso a otras partes más pausadas intercaladas con solos… un derroche de composición.

En definitiva se trata de uno de los mejores discos de la historia del heavy metal español que en mi opinión  bien se merece una reunión de esta formación de Avalanch y ser tocado en directo acompañado de una orquesta.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Me encanta este disco de Avalanch. Y Delirios de Grandeza siempre es y será una de mis canciones favoritas del heavy patrio. Incluso cuando ya no la cantaba Victor.

Luego ya al final del grupo vino esa epoca mas oscura que menos me atrajo pero han dejado clásicos geniales.

Yota dijo...

Gracias por el comentario Laura. Jope ese tema es que lo tiene todo y anda que no recuerdo todo el tiempo que fue tu frase del messenger.

A mi salvo el último disco en inglés que era parte del proyecto Malefic Time me gustó todo, pero es cierto que les faltaba un toque...