jueves, abril 03, 2014

THE WALKING DEAD T.4. ¿Quién llegará? ¿Quién quedará atrás?




Cuando se estrenó The Walking Dead en la televisión en octubre de 2010 pocos podíamos imaginar que el éxito acompañase a la serie desde el primer momento convirtiéndola en una de las ficciones más vistas de la historia de la pequeña pantalla, hasta el punto de que su cadena emisora quiere que la serie aguante hasta por lo menos el año 2020 independientemente de lo que pase en los cómics y de que haya que cambiar el elenco protagonista.

Esta cuarta temporada ha vuelto a estar partida en dos tandas de ocho episodios cada una que están muy diferenciadas tanto en contenido como en intensidad y aunque la primera mitad me ha parecido sin dudarlo mucho más entretenida, la segunda desarrolla mucho mejor a los personajes y además acaba con un gran cliffhanger, algo que esta serie echaba en falta mucho.

En los primeros ocho episodios tenemos a Rick y su grupo plenamente establecidos en la prisión, han vencido al Gobernador y ahora se dedican a cultivar, criar cerdos y en general prever todas las cosas que puedan pasarles, pero desde el primer momento podremos ver acción desbordada, protagonistas muertos, grandes sorpresas y un Rick que resulta bastante insoportable con su obsesión de mantener a todo el mundo a salvo.

Los guionistas han sido muy astutos – y el aumento de presupuesto supongo que ayudará mucho – dosificando las apariciones de los zombis, que ahora aparecen cuando menos te lo esperas y en rebaños provocando momentos de bastante tensión, el final de la midseason trae de vuelta a un antiguo personaje y adapta con bastante fortuna el tomo “Nacidos para sufrir” con un final cruel que deja mal cuerpo durante días.

La segunda parte es mucho más pausada y la verdad es que cunde repartiendo el protagonismo entre los distintos supervivientes y dando mucha más información sobre los fan-favourites (como Daryl Dixon que próximamente debutará en los cómics) de los espectadores, como es de esperar tocará despedirnos de muchos personajes a la vez que damos la bienvenida a otros cuantos como Abraham, interpretado por Michael Cudlitz que por el nombre igual no os suena pero es uno de esos secundarios de la televisión que han aparecido en mil series y que si me refiero a él como el rubio de la verruga seguro que ya caéis en su cara.

TWD va aumentando cada vez más su calidad, cada vez es más profunda, más seria, más visceral y aunque los tiroteos y los giros de guion están a la orden del día poco a poco ha logrado lo que el tebeo que nos preocupen mucho más las personas vivas que las no vivas, ya que los primeros son a menudo mucho más peligrosos que los segundos.

“Nosotros somos los muertos vivientes”.

Ganazas de ver ya la quinta temporada.

1 comentario:

Mike Lee dijo...

Gran temporada, sí señor, la serie está alcanzando su potencial, por fin. Me alegré mucho de que incluyeran a cierto trío de personajes, y ahora a ver cómo lo solucionan todo en la quinta.

¡Saludos!