domingo, abril 20, 2014

VA DE MONSTRUOS XVII: Xenozoic Tales (1986)

 

Hola amiguitos bienvenidos un domingo más a las secciones temáticas, estoy que lo tiro y llevo ya varios meses sin faltar a la cita cada último día de la semana. Hoy toca Va de Monstruos y como es entrega impar toca algo que no sea una película, así llegamos hasta Xenozoic Tales de Mark Schultz que seguramente muchos de vosotros conozcáis más bien por el nombre de Cadillacs & Dinosaurs.

Formato: La historia comenzó a publicarse en 1986 como una historia suelta llamada Xenozoic en la revista Death Rattle y de ahí pasó a continuarse durante catorce números publicados por Kitchen Sink. Se reeditó a finales de los 80 y comienzos de los 90 y Marvel – que tenía los derechos – la rebautizó como Cadillacs and Dinosaurs que fue con el nombre que se adaptó a otros medios. En España fue publicada por Zinco dentro de la revista Zona 84, a finales de siglo por Planeta como miniserie de 15 números y recientemente en un voluminoso tomo de Aleta que contiene todo el material con un total de 350 páginas. La obra no está terminada.

¿De qué va? Xenozoic nos lleva aproximadamente al año 2450. La Tierra sufrió un nuevo cataclismo que llevó a la sociedad a retroceder tecnológicamente y a vivir con un sistema de tribus, existen vestigios de tecnología como el Cadillac del protagonista y algunos vehículos rudimentarios así como armas de fuego básicas, pero nada que funcione con energía o electricidad sobrevivió al cambio. Además dicho cataclismo trajo de vuelta a la mayoría de criaturas de la era primaria de los dinosaurios por lo que la sociedad sobrevive de nuevo de lo que recolecta, pesca y caza y vive en antiguas estructuras como rascacielos y similares.

Bicho protagonista. En Xenozoic aparecen un buen puñado de dinosaurios y criaturas prehistóricas pero son llamados de otra manera porque no existe registro alguno de sus nombres originales así tenemos lo siguiente: Shivat (Tiranosaurus Rex), Cutter (Allosaurus), Mack (Triceratops), Tusker (Mamut), Chuck (Stegosaurus), Zeke (Pteranodon)… y así hasta terminar.

Opinión. Para mi Xenozoic Tales es una obra de culto, la tengo comprada en su edición de Planeta desde hace más de diez años y no la he leído hasta hace muy poco porque ya conocía de antemano que no estaba acabada pero como no veo al autor muy por la labor pues al final me animé a leerlo. Además tenía curiosidad por saber si el final que le habían dado a la serie de animación y al videojuego tendría algo que ver porque sospechaba que no y así ha sido.

Lo primero que entra por los ojos es el espectacular dibujo de Mark Schultz – pese a la ausencia de color – que maravilla con ese nivel de detalle a la hora de plasmar sobre el papel a las distintas bestias, esa narrativa rabiosa que hace que sea imposible quitar los ojos a cada página y que nos obliga a seguir leyendo y leyendo sin parar observando cada viñeta y flipando con cosas como los pliegues de la ropa, la expresividad de las caras, una pasada.

Ya metidos en faena estamos ante una obra que está claramente realizada con muchísimo amor y pasión. Pasión por las novelas de aventuras, por el romance imposible de dos personajes que son la antítesis el uno del otro pero que están condenados a entenderse, amor por el género pulp y por la obra de gente como Frank Frazzetta, Robert E. Howard o especialmente E.R. Burroughts.

Luego la historia en sí es interesantísima con un protagonista Jack Tenrec que es mucho más del bruto apasionado de los coches que aparenta ser, él digamos que es la postura clásica en contraposición a Hanna Dundee (no, todavía no se había estrenado Cocodrilo Dundee, lo he comprobado) que representa las ideas progresistas. Hay muchas intrigas, traiciones y dobles juegos y acción a raudales.


Mirando por ahí he descubierto que incluso hay una versión en 3D del cómic con las clásicas gafas de 3D con dos papeles de plástico de distintos colores. La CBS emitió una serie de animación que duró un par de temporadas y que era discretita, en España se emitió por Canal + y luego más tarde en Antena 3 así que pude ver un par de episodios que me dieron bastante grima porque había un velociraptor mascota, pufff. De la serie se creó merchandising como el Cadillac lanzamisiles del que pongo la foto.


Por supuesto que lo más recordado sería el videojuego de Capcom para los salones recreativos – nunca se programó para plataformas domésticas – que permitía jugar hasta a cuatro jugadores a la vez, todos sacados del cómic y que era una pasada a nivel de jugabilidad con mucha variedad de golpes, posibilidad de usar armas y un buen número de personajes en pantalla a la vez. También hubo otro juego más desconocido para Sega CD que era un shooter de conducción, íbamos a bordo del Cadillac de marras disparando a cascoporro.

LO MEJOR. El dibujo sin duda, que es embaucador y que te hace lamentar que Schultz no dibuje más a menudo o más cosas ¿os imagináis una historia de la Patrulla X en la Tierra Salvaje con sus lápices? Yo sí, y es una gozada.

LO PEOR: El final, que no cierra apenas nada y deja con toda la miel en los labios.

EL MOMENTO: Cuando te das cuenta de que Jack es mucho más de lo que parece y la conexión que tiene con ciertas criaturas que pueden dar mucho juego o hubieran podido dar mucho más juego.

1 comentario:

XAVI dijo...

En Cataluña se emitiron en TVE3. Cadillacs & Dinosaurs se llamaba la serie. Y como siempre, los programadores hicieron lo que les salió de la punta del nabo a la hora de programar y contraprogramar los episodios.

Quieras que no, era interesante de seguir.