martes, mayo 13, 2014

EL PRÍNCIPE: Corrupción y Terrorismo en Ceuta

 
La verdad es que os preguntaréis como es que me he puesto a ver esta serie con la de material extranjero que hay para ver. Pero es que también hay que apoyar el producto nacional y si a la vez pues se hace un poco de vida en familia pues mejor que mejor. Esos son los principales motivos por los que he arrancado a ver el Príncipe.

Empezando con un gran tema de Lorena Mckennitt en la intro pasamos a una serie que nos han vendido como ambientada en el barrio de El Príncipe en Ceuta pero que realmente ha sido grabada casi por completo en Madrid. Antes de entrar en materia he de reconocer que me ha gustado, se aleja un tanto de lo que suelen ser las series españolas y más viniendo de Telecinco que parece no cesar en su intento de descubrir su próxima “Los Serrano”.

El Príncipe nos narra la historia de un equipo de policías corruptos en Ceuta, hay rasgos de moralidad en algunos de ellos pero por lo general aunque suelen intentar hacer cumplir la ley se dejan sobornar por los caudillos locales para que no haya una guerra de bandas. El jefe es Fran, al que da vida José Coronado, nos han vendido su rol como una expansión del que tuvo en la premiada No Habrá Paz Para Los Malvados, yo la verdad es que creo que lleva toda la vida haciendo el mismo papel, y no es que sea mal actor pero carece de registros.

El otro gran protagonista es Javier Morey, al que da vida Alex González, el gran prota de la serie y que algunos le habrán visto en alguna serie pero para mi es el capullo de Marea en X-Men Primera Generación, si tampoco le recordáis es porque no dijo ni una sola palabra en toda la cinta y parece que ha estudiado en la misma escuela de interpretación de Mario Casas y que se fumó la clase de dicción. Pues bien, Morey hace las veces de inspector jefe de incognito cuando en realidad es agente del CNI, que viene a ser la CIA a la española.

La presencia del CNI tiene una misión muy concreta y es que tienen que tratar de acabar con un grupo terrorista que lleva varios atentados con éxito en Túnez y Marruecos y que pretenden dar el salto a la península. Pasamos así del típico procedimental semanal a una trama más centrada con un objetivo claro. Se nota además mucho que sólo habían planeado una temporada porque todas las subtramas relacionadas con el traidor que hay en la comisaría y con el asesinato del hijo de Fran, dejando todo cerrado y bien atado. Pero el éxito desmesurado le ha hecho ganar una temporada más.

Por lo general no le pongo ninguna pega al guion salvo al tema romántico que en ocasiones es bastante moñas, aunque no deja de tener una base de realidad tal y como explican otros secundarios que también forman parte del CNI. El Príncipe juega muy bien al despiste y tiene bastantes golpes de efecto además de muchos cliffhangers de infarto, varios personajes mueren y deja con ganas de más.
Una pega que si le podría poner a El Príncipe es que los malos son los que se supone que tienen que ser los malos, cumpliendo así el estereotipo que se encargan de construir durante toda la serie, dando un mensaje que se podría tildar de racista aunque por otra parte los especialistas que han salido comentando la serie antes de cada capítulo que van desde sociólogos, policías de verdad o periodistas indican que el corte desde luego es realista.

Técnicamente nos encontramos con una factura impecable y con buenas escenas de tiros, explosiones y persecuciones, así como peleas muy bien coreografiadas aunque un poco escasas. En el terreno de las actuaciones son los secundarios los que dejan en clara evidencia a los protas. Pero bueno, no se puede tener todo. De momento pueden contar conmigo para la segunda temporada que no es poco.

1 comentario:

XAVI dijo...

¡Si quieres descubrir material nacional, pon "La Que se Avecina", hombre! Tienes crítica social y humor surrealista a partes iguales.

¿Álex González es de la "escuela de interpretación de Mario Casas y que se fumó la clase de dicción"? ¿Te has fijado en todos los planos? Es que directamente, PONE LA MISMA CARA EN TODOS LOS PLANOS...

Por lo menos (SAN) CHUCK repartía OSTIAS COMO PANES y los malos tenían la decencia de morirse...

Por cierto, "Marea", alias Janos Questad, tenía el pelo gris, hacía girar su cuerpo a lo torvellino (como Torvellino/Wirwind, el enemigo de La Avispa - ejem... me pongo en evidencia - creando un vacio que le permitía desplazarse, repeler objetos y lanzar objetos creados a partir de substancias calcificadas (mirar Wikipedia, el mérito no es mío).Éste, Álex González, más bien tiene el poder de tener la boca cerrada y poner la misma jeta en TODAS las escenas.

El descubrimiento está en Hiba Abouk y el culazo que tiene...

Aunque, claro, igual utilizan un doble para las escenas "de cama"....

Un saludo, YOTA. Y, te recuerdo que esta semana empieza en Barcelona el Salón del Cómic.

Un saludo!