domingo, mayo 11, 2014

MARVEL BITS XXXV: Spider-Man & Venom Maximun Carnage (1994)





Hola amigos, si estáis leyendo esto en domingo significa que la programación del blog ha funcionado correctamente y que estaréis leyendo un post sobre mi videojuego favorito de Spider-Man de todos los tiempos dentro de la sección temática de Marvel Bits. Ya estamos en 1994 y el ocaso de las consolas de 16 bits está más que próximo por lo tanto muchas compañías de desarrollo de software a modo de homenaje a toda una generación parecieron querer dar el do de pecho, LJN fue una de ellas.

LJN acaparó los derechos de explotación de Marvel durante muchos años dando como resultado algunos juegos muy decentes y otros infumables (os recomiendo dar un vistazo al historial de la sección para que veáis que no estoy de coña). Pero nada, y digo nada fue similar al excelente Maximun Carnage programado para Super Nintendo y Megadrive – la versión jugada es la del cerebro de la bestia – que adaptaba una de las sagas más célebres de Spider-Man, a la vez que uno de las más denostadas, que en España lleva sin reeditarse algo más de quince años por lo que imaginaréis que está cotizada de cojones.

La historia nos cuenta como Matanza se escapa del Instituto Mental Ravencroft y comienza a sembrar el caos por toda la ciudad en una orgía de destrucción sin sentido, para ello además se junta con un grupito de villanos de lo más variopinto como Carroña, Grito, El Demoduende y Doppelganger (el doble de Spider-Man salido de la Cruzada del Infinito),  entonces Spider-Man deberá forjar una alianza con Veneno para tratar de detenerlo.

Los diseñadores John Pickford & Mark Flitman lo petaron, crearon unos sprites grandes, que se movían con mucha fluidez y sobre todo un elenco de golpes impresionante con patadas, puñetazos, combos (aunque no se llamaban así), presas, se podía jugar a dobles y había combinaciones con redes y zarcillos de simbionte que nos permitían atrapar a varios enemigos y hacer que chocasen entre si o lanzarlos contra el fondo de la pantalla. Para que la sensación de cómic fuera total se incluyeron Onomatopeyas con los típicos “Zas!, “Splat!”, “Ouch!” y similares y entre fase y fase – de las quince que tenía el juego – había screens con viñetas de la saga original obra de Tom Lyle, Alex Saviuk o especialmente Mark Bagley.

El desarrollo del juego era el típico Beat´em Up de desarrollo horizontal o el uno contra el barrio de toda la vida, este tipo de fases se alternaban con otras de scroll vertical donde debíamos ir escalando hasta lo alto de los edificios mientras nos disparaba alguno de los villanos del juego. Como final bosses sólo estaban los cinco villanos arriba mencionados pero es que en ocasiones nos debíamos enfrentar a dos de ellos a la vez o incluso a tres, dando como resultado unos combates épicos. Una curiosidad que me gustaba mucho es que podíamos recoger ítems de ayuda de personajes Marvel como Gata Negra, Deatlok, Capitán América, Puño de Hierro o Capa y Puñal, dependiendo del personaje nos echaban una mano con los villanos o nos ofrecían una recarga de vida.

El juego es una gozada, veinte años después sigue siendo totalmente alucinante y disfrutable, jugable y endiabladamente difícil a la vez y por supuesto con una banda sonora de esas que se recuerdan llena de chirriantes sonidos electrónicos, de hecho una de las canciones de la banda sonora fue utilizada en una atracción de un parque de atracciones americano para su casa del terror.






3 comentarios:

Vladek dijo...

Este es una autentica pasada pero yo disfrute mucho de su "secuela"
Separation Anxiety.

Supongo que no tardara mucho en caer.

XAVI dijo...

¿Denostada? No sé porqué. Hay peores, como las de IMAGE.

Creo que la reeditó FORUM en formto tapa negra de cartón en Obras Maestras.

La verdad es que era chungo de cojones y cuando se juntaban dos villanos ya costaba, ya.

Era un buen juego que transmitía toda la esencia del cómic.

Anonimatus dijo...

No estaba mal, uno de los mejores juegos de la increiblemente mediocre LJN pero a mi nunca me fascinó debido a que acababa comparándolo con el Spiderman Arcade de las recreativas y con el Streets of Rage 2.