jueves, junio 12, 2014

LA ASOMBROSA PATRULLA X: LA BÚSQUEDA DE RONDADOR NOCTURNO




Menuda mala leche me ha entrado leyendo esta serie, por muchos motivos, para empezar ¿era necesario resucitar a Rondador Nocturno? Dudo que hubiese millones de fanses solicitando su regreso tras su caída en Advenimiento. Vale que no debería haber muerto pero coño, ni sale en las películas, ni en series de TV ni siquiera en los videojuegos. Si se hubiera quedado muerto y quietecito pues como que no habría pasado nada.

Luego, Jason Aaron ¿te piras de Lobezno y los X-Men para esto? ¿Tanto necesitabas una nueva serie regular para abandonarla a los cinco números? Nueva serie que está abocada a la cancelación más absoluta de aquí a unos meses. Yo directamente pensaba dejarla tras acabar la historia pero es que el tándem Kyle & Yost me hizo pasar tan buenos ratos con New X-Men (con X-Force no tanto) que tenía la sensación de que tenía que quedarme.

SPOILERS

Pues bien, una vez leída la historia creo que Jason Aaron se ha metido en un berenjenal de manera totalmente gratuita e innecesaria mostrando un cielo y un infierno que no se al resto de frikis entre el respetable pero más que una representación de los mitos religiosos católicos y toda su iconografía a mí me ha recordado muy mucho a Dragon Ball, sólo faltaba que Xavier también hubiera tenido su halo en la cocorota.

Hay que recordar que Aaron dio su versión del infierno en su etapa en Lobezno que se da de hostias con esta que acabamos de ver aquí. Aún no he hablado de la historia pero es que no tiene ni media vuelta. Lobezno y un equipo de hombres X donde la única novedad es la incorporación de mi adorada Estrella de Fuego (por fin empieza a jugar con los mayores porque se miembro de Los Nuevos Guerreros ya no tiene mucho sentido creo yo) se ven metidos en una movida con un montón de bamfs y acaban viajando al infierno y dándose de tollinas con Azazel y sus piratas, además de un puñado de bamfs malos que para distinguirlos de los buenos son rojos, vamos como los rayos láser de los G.I.Joe y Cobra en los dibujos animados.

La historia dura cinco números que se podían haber resumido en uno sólo y encima habría sobrado espacio, así que imaginad lo muy estirada que está toda la historia, al menos nos quedan los siempre bonitos dibujos de Ed McGuinness que tras haber sido confirmado como dibujante regular –otra vez- a partir del número siete al final es mentira podrida porque se va a Los Guardianes de la Galaxia.

Y para terminar si os habéis leído el arco supongo que el gran cliffhanger de que Kurt ha vendido su alma os parecerá una puta mierda porque de esto se olvidarán en dos o tres meses.
Ains Aaron, tú antes molabas.

2 comentarios:

Mike Lee dijo...

Buena reseña, yo voy a ser más benevolente con la saga.
Me ha gustado, sin duda es un trabajo menor de Aaron, una aventurilla que trae de vuelta a Rondador y presenta una alineación interesante de la Patrulla, entretenida sin más. Se nota que está estirada para ocupar el arco argumental de cinco números más el epílogo. Eso sí, se salva por el dibujo de McGuinness, creo que pocas veces le había visto con un acabado tan cuidado.

Una pena que Aaron deje los mutantes y casi Marvel, con la excepción de Thor. Por suerte, Southern Bastards ha empezado con mucha fuerza, pero mucha ;)

¡Saludos!

Bryan_Fury dijo...

A mi me ha parecido una autentica castaña, tanto que una vez cerrado el arco argumental va a ser una de las colecciones que deje de comprar.

Coincido bastante con tu opinion, me parece que se mete en un berenjenal, que el arco se hace largo y no pasa nada, que ha intentado crear un ambiente de x-men clasicos sin conseguirlo, y que si la muerte de rondador fue realmente epica su resurreccion no lo ha sido para nada.

No me esta gustando casi nada de lo que he leido ultimamente del señor Jason Aaron, aunque tengo pendiente de leer su Thor del que si que estoy recibiendo buenas criticas.