domingo, junio 08, 2014

MIS TEBEOS FAVORITOS V: Uncanny X-Men Days of Future Past (1981)

 
Hola amigos bienvenidos a la quinta entrega de Mis Tebeos Favoritos una de las secciones temáticas más jóvenes de Los Archivos de Typhares. Con esta son cinco las entregas dedicadas a hablar de manera periódica de aquellos tebeos que más me han gustado a lo largo de mis años como lector de cómics. Hoy vamos con un tebeo que ahora más de moda que nunca: Días del Futuro Pasado.

Publicado originalmente en Estados Unidos en los números 141 y 142 de Uncanny X-Men en 1981 yo no leí esta historia – aunque su nombre me era de sobras conocido – hasta el año 2000  fecha en la que se publicó el primer coleccionable de los X-Men con motivo del estreno de la primera cinta dirigida por Bryan Singer, ni que decir tiene que esa etapa escrita por Chris Claremont se convirtió al instante en mi etapa favorita de cualquier cómic, a día de hoy la sensación de maravilla, de estar leyendo algo que CREÓ historia no ha sido superada.

Es cierto que ya había visto – sin saberlo – la descafeinada versión que se hizo de esta historia en la serie de la Fox de X-Men que incluía a otros ilustres viajeros en el tiempo como Bishop, Cable o el centinela Nimrod. Le he releído esta mañana y me sigue pareciendo la hostia, mucho mejor que la película estrenada hace un par de días y desde luego muy superior a lo que se hace actualmente en casi cualquier serie y lo mejor es que todo fue contado en apenas 48 páginas en los episodios llamados “Días del Futuro Pasado” y “¡Mente Fuera del Tiempo!”

En su momento fue totalmente rompedora porque si bien hasta el momento los X-Men habían visto morir y resucitar a algunos compañeros, habían viajado al espacio y había vivido muchas aventuras todavía no se habían topado con los viajes en el tiempo y claro que la protagonista de la aventura fuera Kitty Pride, que era el miembro más joven de su equipo era muy sospechoso, menos mal que ahí si que funcionaron los sentidos agudizados de Lobezno –no como en la reciente peli que podría haber destapado a Mística en un suspiro – le ayudaron a confiar en ella.

Pero yo lo que sentí en ese momento cuando leí la aventura por primera vez es que los mutantes se enfrentaban por primera vez al fracaso más absoluto, porque ya sabían de antemano que si no evitaban el asesinato de Robert Kelly, de Charles Xavier y de Moira McTargett el futuro sería un asco y tanto humanos (que tuvieran una mínima posibilidad de portar el gen X) como mutantes estarían más que jodido, estarían exterminados. Así que esta vez era verdaderamente una lucha por el futuro.

Una historia redonda, perfecta, dramática, que tuvo sus repercusiones durante años y que hacía justicia al título del episodio “Everybody dies” desde luego que esta vez no era una exageración ni un truco de palabras y si ya hemos hablado de la historia de Chris Claremont (que contó con una ayudita de Byrne) ¿qué decir de John Byrne? A parte de dibujar dos de las portadas más icónicas de TODA la historia del comic-book USA se marcó unos lápices estupendos y sus diseños de unos X-Men envejecidos fueron sencillamente magistrales.

Que gran etapa para los mutantes y para Marvel en general, a ver si me pongo a recuperar obras de esta etapa poco a poco, aunque tiempo para releer no hay mucho por desgracia.

2 comentarios:

XAVI dijo...

Una de las grandes sagas mutantes por excelencia. En pocos números se contó de forma espeluznante lo negro que podía ser el futuro para la raza mutante (o para los seres superpoderosos del universo Marvel, fíjate en las tumbas). La primera vez en que podíamos contemplar una línia temporal distinta a la normal que crearía a su vez una realidad paralela distinta a la del Universo Marvel o Tierra - 616 (Línia Maestra).

Cabe decir que a parte de poner en boga a Kitty Pryde, pudimos ver en acción a la Nueva Hermandad de Mística así como la sorpresa que se lleva Kurt Wagner al verla en su "forma" habitual.

Por terminar también establecer la creación del personaje de Rachel Summers o un ya adulto Franklin Richards.

Y como no, la muerte de Logan tan espectacular como aterradora. Si uno de los Hombres - X más duros era capaz de morir, ¿Qué NO podía ocurrir?

Ese futuro, sombrio, incierto, aterrador al más puro estilo Terminator estaría allí, como las nubes de tormenta, un recordatorio de lo que podía o no podía ocurrir.

Un recuerdo para Kitty Pryde que se convertiría en una sombra amenazante para el resto de sus vidas.


Jerusalem dijo...

Yo también la leí por primera vez en el coleccionable y flipé. Era de los primeros comics que leía y me encantó esta saga. Recuerdo que se enlazaron una cuantas sagas míticas como la de Fenix Oscura o la de Proteus y numeros menos trascendetes pero muy buenos como ese en que los X-Men viajaban al infierno junto al Doctor Extraño para rescatar a Rondador. No tenía ni idea de quien era Claremont o Byrne en aquel momento pero si que los cómics que estaba leyendo eran una pasada.