lunes, junio 09, 2014

PIN UP DOLLS ON ICE. Tetas, sangre y hielo.




La verdad es que en esto del cine hay pocas cosas más satisfactorias que apostar por una película que parece no ser gran cosa y salir airoso y francamente convencido. Esto me paso con la cinta canadiense Pin Up Dolls On Ice, dirigida Geoff Klein y Melissa Mira quienes nos acompañaron en el Nocturna 2014 para presentar la película tenían claras sus intenciones: ofrecer más sangre, más diversión y más tetas que con su predecesora y vaya si lo consiguieron, por cierto que sí, que es una especie de secuela pero que os la podéis ver sin ningún miedo a perderse.

La película que fue premiada con el galardón del beneplácito del público fue emitida el viernes por la noche en un ambiente de lo más festivo y muchas de sus escenas provocaron las risas y los aplausos del respetable y es que como he dicho el filme ofrece lo que promete.

La trama incluye a un grupo de seis tías de toma pan y moja que forman un grupo de cabareteras vintage llamadas las Pin-Up Dolls que van a dar un show a un puñado de tipos a un bar que normalmente está siempre cerrado y convenientemente está a tomar por culo de cualquier sitio. Lo regenta además una tipa con un par de tetas ENORMES y una camiseta que reza “al menos tienes una gran polla”.

La película comienza con una camarera que de forma totalmente gratuita se despelota en el muelle – peluchito incluido – para mandarle un video picantón al novio, de repente sin justificación alguna aparece un loco con un hacha que se la carga y mete el cadáver en hielo. Así sin más, no se requiere ninguna justificación, ninguna explicación de cual es el trauma del asesino, simplemente tiene un arma, ganas de matar y de follarse los cadáveres cuando están fresquitos.

Como veis no es otra cosa que un slasher totalmente ochentero salido de rosca que sólo pretende entrener, ser macarra y marcarse escena tras escena picantona, hay tetas, aunque yo esperaba más, al igual que también me hubieran gustado asesinatos mucho más cafres pero en los 75 minutos que dura la película no hay espacio para mucho más.

A decir verdad me lo he pasado muy bien viéndola, es una película como las de antes y además difícilmente la veremos en el circuito comercial. Por cierto que el final me gustó bastante, no es el habitual y aunque el guion cuenta con las típicas lagunas de este género deja con ganas de más a la vez que queda bien resuelto.

NOTA: 7/10

No hay comentarios: