domingo, junio 22, 2014

VA DE MONSTRUOS XVIII: Gojira (1954)


Hola amigos, bienvenidos un domingo más  - un poco más tarde de lo habitual – a una nueva entrega de Va de Monstruos, como es una entrega par toca hablar de una película y nos vamos hasta los años cincuenta para recuperar uno de los títulos pioneros del género de monstruos, además uno muy concreto porque este mismo año ha “sufrido” todo un revival en el cine blockbuster: Godzilla.

Formato. Película de 1954 de 96 minutos de duración dirigida por el maestro Ishirô Honda. Es uno de los primeros filmes japoneses de gran presupuesto, en su momento sus productores pusieron toda la carne en el asador para que Honda – especialista en el género de acción “Tokusatsu”- diera el pistoletazo de salida al cine de Kaijus, que literalmente significa en japonés monstruos. Hoy en día es recordada como una película de monstruos sin más e inicio de una franquicia, pero en su momento estrenada menos de una década después del final de La Segunda Guerra Mundial se trató de una película seria que trataba más bien del miedo a la guerra nuclear y a los efectos de la radiación.

¿De qué va? Las misteriosas destrucciones de barcos en el Pacífico provocan el pánico. Los nativos de una isla afirman que el culpable es una criatura legendaria, Godzilla, un lagarto mutante convertido en un gigantesco monstruo a causa de unas radiaciones atómicas. Godzilla se dispone a atacar las principales ciudades del Japón.

Bicho protagonista. Ni más ni menos que la primera aparición de Godzilla y la primera versión del mítico rey lagarto (significado de Gojira), un enorme lagarto mutado derivado de una especie prehistórica que alcanza los 40 metros de altura, se mueve con lentitud debido a sus dimensiones, puede sobrevivir bajo el agua y dispone de un aliento atómico que puede fundir el acero.

Opinión.  Lo primero creo que lo justo es mencionar también al especialista en efectos especiales Eiji Tsuburaya y el músico Akira Ifukube que junto al mencionado Honda son los responsables de dar esa atmosfera tan particular al filme de Godzilla.  La película hay que decir que pese a envejecer como lo ha hecho – no olvidemos que es de 1954 –es muy resultona con su protagonista interpretado por un hombre dentro de un pijama de plástico verde destruyendo maquetas cual King Kong, aunque al menos este último tenía el mítico stop-motion a su servicio.

A nivel de guion tiene ese tufo a novelucha barata de género pulp o ciencia ficción que tan famosas eran en Estados Unidos, país que sirvió también de origen para la concepción de Godzilla puesto que allí lo habían petado películas como la mencionada King Kong o la próximamente por aquí El Terror de Otro Tiempo. Lo que si que fue inclusión 100% nipona es el tono ecologista y antibelicista. Elementos que se fueron diluyendo para acabar siendo eliminadas totalmente con el paso del tiempo.

El Momento. La primera vez que vemos la cabecita de Godzilla a los quince minutos de película, en su momento debió ser acojonante y visto hoy con perspectiva sigue molando ver ese pedazo de bicho que avanza con una determinación ajena al ser humano y que es cruel e imparable.

Lo mejor. La película como documento histórico y que la trama sea bastante más adulta y seria de lo que parece, los personajes del científico y la típica chica tonta me gustan muchos además trasmite muy bien la sensación de tensión.
 

Lo peor. Pues que el ritmo es demasiado lento para solo durar 96 minutos porque Godzilla no aparece en todo su esplendor hasta el minutos 46 y aunque tras esto su presencia en constante es un lastre demasiado grande a mi parecer.


2 comentarios:

Raúl Cifuentes dijo...

A mi me parece una de las mejores monster movies de todos los tiempos. Una maravilla. Un saludo!!!

Vladek dijo...

Como tengas que poner todas las monster movies de kaijus de la TOHO tienes para una sección entera.

Te lo dice uno que ha visto todas las de godzi.