domingo, julio 27, 2014

A LOOK TO THE 80´S XXVIII: Nighthawks (1981)

 

Hola amiguitos, bienvenidos a una nueva entrega de A Look To The 80´s, la sección de Los Archivos de Typhares donde recuperamos películas de los ochenta de todo tipo y condición, llevamos unas cuantas entregas anclados en los primeros años de la década y con películas de corte serio. Hoy vamos con una película de 1981 protagonizada por la súper estrella del momento: Sylvester Stallone.

Halcones en la Noche o Nighthaws en el original –ains esos fallos de la traducción- es el segundo largometraje del siempre cumplidor aunque poco brillante Bruce Malmuth, responsable también del éxito que catapultó a Steven Seagal a la fama en 1990 “Díficil de Matar” o de la divertidísima Penthathlon que ya evidenció el declive de Dolph Lundgren como estrella del cine de acción.

Nighthawk, es un thriller policíaco de manual con una estructura muy lineal de: presentación de buenos y malo, plan maligno y resolución del caso. No inventa nada, ni tampoco se vea que esa sea su intención, es un producto de su época presentando a una pareja de detectives interpretada por el mencionado Stallone y Billy Dee Williams que deben intentar cazar a un terrorista internacional al que da vida Rutger Hauer, vamos que tenemos a Rocy y Lando persiguiendo al replicante. El reparto como podéis ver era de lujo para su momento.

Nighthaws dura 95 minutos. Una duración precisa para este filme que hay que admitir que en su realización técnica es bastante fallida, sobre todo en lo que se refiere al apartado sonoro, con unos tiroteos muy enlatados y especialmente una banda sonora que parece sacada de una película porno de los años 70. No obstante las escenas de acción no están mal sobre todo el enfrentamiento final y una persecución que tiene lugar a lo largo y ancho de una discoteca.

El guion cumple muy bien su cometido con unas cuantas dosis de tensión, momentos muy buenos en los que el espectador está cogido por los huevos porque puede pasar cualquier cosa – buena o mala – y sea cual sea el resultado va a ser totalmente imprevisto.

Esto es debido a que el punto fuerte del filme es la interpretación de Hauer, si bien la pareja de polis buenos cumple con su cometido aunque los traumas de Stallone están un poco cogidos por los pelos, haciendo de terrorista que cambia Europa por Estados Unidos para su reinado de terror. Frío, implacable, impredecible y como todo buen villano que se precie: embriagador y carismático pese a ser un completo hijo de perra.

Ya he dicho que este filme no es sorprendente en su ejecución y que el desenlace se ve venir desde el minuto veinte aproximadamente. Pero no deja de ser un buen entretenimiento para ver de que son capaces algunos actores de los que nunca se ha esperado demasiado.