sábado, julio 05, 2014

CONSTANTINE: el piloto de televisión. Muy lejos del cómic original.



Bueno pues si la semana pasada era el piloto de Flash el que había visto y me dejó unas sensaciones la mar de buenas, hoy mismo he visto el de Constantine – a la espera estoy ya de que se filtren los de Gotham y IZombie – y las sensaciones no podían haber sido más contrarias la verdad. Tengo que ser claro: no me ha gustado, no me ha enganchado lo más mínimo y me ha dejado muy frío. Tanto que no tengo del todo claro que vaya a ver la serie debido a la sobrecarga catódica que sufro como espectador cada nueva temporada.

Lo que me jode es que la cadena emisora iba sacando cosas que molaban como que el mismísimo Neil Marshall – Juego de Tronos, Dog Soliders, The Descent – sería el director del episodio piloto y que Constantine se enfrentaría desde el comienzo a demonios y a una amenaza que bla,bla,bla… palabras que se lleva al viento. Porque si conceptualmente la cagas poco puedes hacer la verdad, partimos de que Matt Ryan – conocido por Mentes Criminales, mojón de serie – es demasiado guaperas para ser un correcto Constantine, coño Kevin Bacon es mucha mejor opción! Luego está el hecho de que la serie sea para todos los públicos ¡mal! Y tercero que Constantine no fume, otro fallaco de cojones, un cigarrillo es algo inherente al personaje.

En este primer episodio veremos como Constantine todavía se siente atormentado por lo de ¿qué pasó en Newcastle? Y éste va al psicólogo, como caso de la semana que al parecer será la estructura de la serie con una amenaza de fondo por parte del diablo Constantine tendrá que ayudar a una chica a cuyo padre muerto debe un favor y la moza (Lucy Griffiths, la Marian de la última serie de Robin Hood) acabará siendo su sidekick.

Y la verdad es que así de corta me queda la reseña porque no hay mucho que cortar, Matt Ryan como he comentado no da la talla para un personaje del calibre de Constantine, esas sonrisitas que se le escapan a cada momento no concuerdan con el gran cínico a las puertas del infierno. Los efectos están bien para ser una serie de televisión aunque el tráiler que nos habían puesto con Constantine y sus puños llameantes es todo un montaje. Destacar por último la presencia de Harold Perrineau como Manny el Ángel tocahuevos (o el negro de perdidos para entendernos).

Ciertamente pintaba como un mojón y el visionado lo ha confirmado.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que pena, despues de ver Arrow estaba con esperanza de que todas siguieran su estela de serie bien hecha y entretenida. :(