viernes, julio 18, 2014

LOS VENGADORES: LA GUERRA INTERMINABLE


 
Marvel se hace global o algo… porque tampoco entiendo la necesidad de publicar novelas gráficas de manera simultánea en todo el mundo. De hecho en el caso de la que ha sido protagonizada por la Patrulla X hace poco incluían spoilers para la edición española. Pero ya llegaremos a No Más Humanos, ahora la que nos ocupa es la primera de estas ediciones especiales.

Los Vengadores: La Guerra Interminable está protagonizada por los personajes del momento, o sea, el Capi, Iron Man y Thor. El equipo creativo me parece de excepción con Warren Ellis escribiendo y con Mike McKone dibujando el que sin duda ha sido su proyecto más importante en La Casa de las Ideas ¿el resultado? Pues una historia que está muy bien, es muy entretenida, es bastante macarra pero que se olvida bastante rápido una vez leída.

Lo primero que tengo que decir es que Warren Ellis es posiblemente uno de mis cinco escritores preferidos… pero cuando se dedica a contar sus historias con sus personajes, cuando se ocupa del mainstream me sigue gustando y tiene cosas muy potentes – como su última etapa en Vengadores Secretos – pero me da la sensación de que escribe con el piloto automático y reciclando ideas.

Esto último se me ha hecho especialmente palpable con esta miniserie que empieza de manera espectacular con un flashback de la Segunda Guerra Mundial que parece escrito por Mark Millar para The Ultimates. En concreto y para no marear al ocasional lector que se acerque a leer esto porque se ha matado a pajas con la película de Los Vengadores, los malos de la historia son lombrices-dragón gigantes surgidas de las raíces de Ygdrassil que han sido convertidas en drones vivientes para la lucha en Eslorenia (el país que se folló completito Ultrón) y que antaño fueron fruto de experimento de los nazis. Vamos que tiene muchos de los elementos más locos de las habituales idas de olla de Ellis.

Por otra parte Warren Ellis no se ha tomado su trabajo en serio en ningún momento y la cantidad de chascarrillos que hay en cada diálogo es enorme así que por lo menos lo que os puedo asegurar es que os vais a reír mucho. Parece además que le tiene manía a Ojo de Halcón porque le pone de fiestero para arriba, de patán, de inútil y absolutamente ningún vengador le respeta. Thor llama perro a Iron Man y Tony Stark deja en evidencia – la mala leche de Ellis en Transmetropolitan que aquí se atisba mínimamente – algunos puntos flacos de la franquicia. También aparecen la Viuda Negra, Lobezno y Carol Danvers pero no hacen demasiado la verdad.

El dibujo de McKone sin ser espectacular en exceso al menos cumple de sobra y su narrativa sigue siendo la mejor de sus virtudes. Es una gozada leer un tebeo tan claro sin que eso signifique una composición de viñetas simple o vulgar.

Yo no he pagado por este tebeo, me lo han dejado, igual por eso he acabado tan satisfecho. Desde luego no recomiendo su compra porque es de esos tomos que cuando te los lees van  a la estantería y no se mueven de ahí en siglos.

2 comentarios:

Mike Lee dijo...

Tengo las tres novelas gráficas de Marvel publicadas en el último año en mi pila de próximas lecturas.
Las tres tienen buena pinta, la iniciativa de las novelas gráficas medianamente independientes me convence, y ésta en concreto me llama bastante la atención.

¡Saludos!

Yota dijo...

Gracias por los comentarios.

Yo de momento he leído esta, veo que Panini saca en octubre la tercera de Spider-Man que ya me confirmasté.No creo que me la compré, pero espero que me la presten XD