jueves, julio 17, 2014

SABOTAGE. Hostias y Tiros Rebuscados.




Desde que el chuache abandonó su carrera política ha ido poco a poco regresando al cine, primero fue tímidamente con Los Mercenarios siempre a la sombra de Stallone, después con proyectos propios como la divertidísima “The Last Stand” y el año que viene regresa con una nueva entrega de Terminator con la que no las tengo todas conmigo. Pero no nos adelantemos que antes falta por que hablemos aquí de “Sabotaje”. Una película con un marcado tono ochentero cuyo único y principal problema es que se toma demasiado en seria a si misma.

David Ayer nos presenta el filme más ambicioso de su carrera tras las cumplidoras “Vidas al Límite” o “Dueños de la calle”. “Sabotaje” presenta la historia de un equipo de la DEA que debe cargar con las consecuencias de una acción digamos desafortunada durante el resto de sus carreras poniendo su credibilidad en tela de juicio y todo. Además el personaje de Arnie debe enfrentarse a una tragedia personal que le deja muy cerca del abismo.

Vamos que con la descripción que os he puesto en el párrafo anterior tenemos el mítico cóctel con el que hemos pasado incontables noches de “Cinco y acción”: Personajes duros y atormentados, un pasado que no olvida y no perdona y muchos tiros y sangre porque poco a poco los miembros del equipo irán cayendo y deberán investigar que hacer para no acabar todos muertos.

Comentaba que se toma demasiado en serio a sí misma, porque la cantidad de coñas, chascarrillos y tonterías que suelta Chuache – de nuevo diré que en tono ochentero – no cuadran con lo atormentado que nos quieren hacer ver que está. Otro punto negativo está el hecho de que la película parece que está mal montada y el guion siendo tan simple como se supone que es a la hora de su ejecución es un galimatías que da mil vueltas y mezcla mil cosas además algunas pistas son tan explícitas que buena parte de la sorpresa final queda destripada.

No obstante como filme de acción es cumplidor, desde la primera escena con un tiroteo de corte realista donde no se ha escatimado en sangre ni en balas, lo mismo podría decirse de las persecuciones donde la hábil fotografía de Bruce McCleery resulta espectacular.

Sobre los actores pues claro Chuache es el principal disfrute. Tras este me gustaría destacar a Sam Worthington que me ha gustado aquí mucho más que en cualquiera de sus otras películas de Hollywood. Contamos también con la presencia de Johs Holloway – Sawyer de Perdidos – que está mazado hasta lo imposible y con la siempre agradable presencia de Terence Howard.

Lástima de guion y de fallo conceptual porque podría haber sido algo glorioso… o por lo menos bueno XD

NOTA: 5/10

2 comentarios:

Mike Lee dijo...

Coincido con lo que comentas. Me decepcionó bastante y no me gustó. La historia deja mucho que desear, paseando de un lado a otro para no contar demasiado.
Comete el error de tomarse en serio, con sus bromas y tiros excesivos, y se nota en que el resultado final no está a la altura del Arnold que vimos recientemente en El último desafío o Escape Plan.
De lo poco que se salva, me quedo con Sam Worthington.

¡Saludos!

Yota dijo...

Gracias por el comentario Mike!

Es que eso, dan vueltas y hay muchas tonterías como la del asalto final a la casa franca erronea, que está metida ahí para que haya algún otro tiroteo.