miércoles, julio 02, 2014

TOKAREV LOS HUEVOS A NICHOLAS CAGE

 
 
Tengo que reconocer que me acerqué a esta película por puro morbo. Soy un gran fan de Nicolas Cage – en especial de su trayectoria como actor de acción en los noventa – pero creo que el friki sobrino de Francis For Coppola lleva un siglo bastante chusco con una abrumadora sobreexplotación de títulos (de los que salvaría la primera entrega de La Búsqueda y Next) con la que supongo que busca acabar con su deuda con el fisco y eso que por lo general los resultados en taquilla suelen ser bastante tibios.

Ahora bien, he visto también Tokarev – Rage en el original – porque está dirigida por Paco Cabezas, uno de los nuevos realizadores españoles  con bastante talento para la acción que por lo visto ha vivido un infierno dirigiendo al divo americano. Sabiendo todo esto y viendo el resultado final me quito el sombrero porque ha conseguido un digno filme de venganzas, acción desenfrenada con cierto tufillo ochentero que me ha divertido bastante.

En Tokarev Nicholas Cage interpreta a un respetado hombre de negocios con un pasado turbulento en la mafia irlandesa que un buen día gracias a los polvos que le echaba Rachael Nichols – que lo único que hace en la película es llorar – decide pedirle permiso a su patrón – un súper salido de rosca Peter Stormare – para salirse de la mafia y a partir de ahí todo son risas y buenrollismos salvo algún que otro roce ocasional con Danny Glover que hace de policía que va de allí para allá demostrando su inutilidad o bien que no se había leído el papel.

Todo va chachi hasta que un día a Nicholas Cage le tocan los huevos secuestrando a su hija, creación de su primer matrimonio, y claro como no se va a estar quietecito reúne a su antigua banda – aunque llamar banda a dos mataos tiene cojones… - y la lía parda empezando por la mafia rusa de la que la película pilla el nombre pues Tokarev es un modelo de pipa habitualmente usada por los ruskis para ejecutar a bocajarro a todo aquel que les tocan los huevos.

Como la cinta dura hora y media raspada no da tiempo a que nos aburramos y desde el primer momento tenemos a un Nicholas Cage blandiendo un cuchillo muy chulo y peleándose con coreografías bastante curradas y originales y por supuesto como actualmente es tan mal actor no para de hacer muecas y payasadas cuando supuestamente tendría que estar destrozado por el dolor de su hija ausente… que grande es Nicholas, en serio, hay un momento totalmente absurdo – por lo que se ve una toma que acabaron dando por buena porque no quedaba otra – en la que le tiene que sacar la información a un tipo que está muriéndose y en lugar de hacerle hablar o ponerle cómodo para que dure más le muele la cara a hostias al grito de “¡no te mueras!” hostia “¡no te mueras! Hostia… legendario amigos, legendario XD

Por lo demás comentar que hay unos cuantos tiroteos resultones y que la película me la estaba tomando en serio hasta la escena en la que entran en un bar de striptease y no se ve una miserable teta…

Mejor que la mayoría de lo que ha hecho en años pero aun así para ver una vez y olvidar.

NOTA: 6/10


1 comentario:

Tarquin Winot dijo...

Jajajajajaja.... El momento "no te mueras, zas, zas, zas" es de los que no se olvidan. Mala a rabiar, pero la verdad es que entretener, entretiene. Me quedo con la secuencia del bloque de hormigón lanzado por la ventana y con el giro final, que reconozco, me sorprendió bastante.