martes, agosto 05, 2014

BLACK SAILS T.1 Rayos y Centellas


Cuando me enteré de que la cadena americana Starz – responsable de una de las mejores series de todos los tiempos como es Spartacus – iba a realizar una serie de piratas en temporadas de ocho episodios de 50 minutos de duración no pude estar más contento. Por fin una serie de piratas, pero de piratas de los de toda la vida no mierdas Disney como Piratas del Caribe.

Además la historia es una precuela de La Isla del Tesoro de Robert L. Stevenson que es uno de mis libros de aventuras preferidos. La historia arranca diez años antes los hechos que se relatan en la nóvela original. 

Aquí el legendario John Silver, es un pícaro y timador del tres al cuarto que se ve involucrado en una cadena de acontecimientos que le llevan a ser indispensable para la tripulación del Capitán Flint, puesto que Silver es el único que sabe el itinerario de viaje del Arca de Lima, un mercante español que lleva a bordo una fortuna en oro.

Este es tan sólo uno de los focos de la primera temporada de Black Sails, ambientada en la era de oro de la piratería, ya que como si un personaje con identidad propia fuera la acción se desarrolla en gran medida en la isla de Nasao o Nueva Providencia. Una isla que se encuentra gestionada en su mayor parte por Eleonor Guthrie que intenta que el negocio de la piratería salga rentable comprando los frutos de los botines.

Nasao es una isla sin ningún tipo de ley o gobierno, donde los burdeles o “carpas de follar” están a la orden del día pero que sin embargo tiene más intrigas palaciegas que cualquier corte de la edad media. Conspiraciones, juegos de poder, intereses secretos y algo de romance pero totalmente diluido porque Black Sails es una serie cruda, realista y muy muy espectacular.
  
Se nota mucho que Starz ha echado el resto con cada capítulo que si ya de por sí tienen una duración por encima de la media hay que destacar que no tienen nada que envidiar de producciones como Master and Commander. Las batallas navales – que es cierto que son escasas – son gloria bendita, abordajes, baterías de cañones, sangre, duelos de sables, hay de todo…

Sobre los actores he de reconocer que la mayoría de ellos me pillan con la guardia baja y que no conozco a casi nadie, pero me han gustado mucho en especial los mencionados Flint y Silver. Destacaría también a Hakeem Kae-Kazim como el Señor Scott, el siervo y confidente de la señora Guthrie y que tiene que lidiar con la condición de ser negro en un mundo donde la esclavitud estaba ya a la orden del día.

Pero lo mejor es el guion, seductor, impactante y lleno de giros. Como en la mencionada Spartacus es mejor no encariñarse con nadie porque al contrario que en otras producciones en Black Sails los personajes están al servicio de la historia y no al revés. El cliffhanger con que termina con varios frentes abiertos me va a dejar sin uñas esperando que se estrene la segunda temporada

NOTA: 8/10

1 comentario:

Butterfist dijo...

Esta serie la verdad es que la descubrí de casualidad y fue toda una sorpresa. Cierto es que le pido a una segunda temporada algo más de batallas navales, pero en cuanto a personajes se lleva la palma. Adoro a Flint, a pesar de ser el prota es un hijo de puta desalmado como el que más, jaja. Un saludo Yoya!