miércoles, agosto 27, 2014

LEYENDAS DEL ROCK 2014. Cada año más y mejor

Un nuevo Leyendas del Rock a mis espaldas y con este ya son tres del que es actualmente el mejor festival de Rock y Heavy Metal de España y que al paso que va se convertirá en un referente de Europa dentro de dos o tres ediciones. Cada vez mueve a más gente – este año ya han sido 15.000 – y cada vez apuesta por bandas más potentes como Volbeat que recordemos que ha sido cabeza de cartel en muchos festivales continentales.

Como siempre me quito el sombrero ante la gestión de Marcos Rubio que consigue que el Leyendas del Rock tenga precios asequibles en la comida y la bebida, que esté muy bien organizado, que sea fácil acceder a los servicios (aunque estos están hechos mierda al rato…) y que en todo momento se muestra transparente en la gestión, o al menos eso parece. Como no quiero aburriros mucho paso ya a hablar brevemente de los conciertos que pude ver.

Voy a hablar únicamente de los bolos que vi completos para que esto no se haga eterno.

 
Moonspell.
El viernes a las cuatro de la tarde, aunque con mucha sombra para guarecerse, salían estos góticos lusos que a decir verdad me importaban una mierda pero que se marcaron un señor bolo, apenas conocía un par de temas pero estaré más atento a posibles apariciones en festivales porque si vienen a sala no me han gustado tanto como para pagar por ellos XD

Hell. Lástima de sonido porque de haber sido mejor este aspecto habría sido uno de los mejores conciertos de esta novena edición. Los ingleses que han renacido salieron atronadores con la magnífica “Age of Nefarius”. Pocas veces he visto una puesta en escena tan compenetrada entre los diversos músicos, me lo pasé genial con su demostración de que el NWOBHM lo sigue petando.

Stryper. Una tremenda decepción porque además de sonar como el culo tuvieron un setlist de pena con los cinco clásicos de siempre – que siendo sinceros no me cansan nunca – y tres versiones, vale que tengan un disco de coverse pero este ni siquiera es su último trabajo. De las tres veces que les he visto la peor.

Panzer. Nunca había visto a los madrileños en directo y la verdad es que sonaron muy bien, no se cargaron nada – al menos de su escenario – y tocaron temazo tras temazo a destacar “galones de plástico” y la genial balada “junto a ti” que fue el principal motivo de que aguantase a verlos prestando un poquito de atención.

Saurom.
Los de Cadiz nunca defraudan, salen a montar su fiesta al escenario y a pasarlo bien y vaya si lo consiguen, setenta minutos de juerga musical amenizados con zancudos, malabaristas, tragafuegos y un set que se centró en su último trabajo “vida” pero que también rescató unos cuantos cortes de cuando eran Saurom Lamberth.

Eluveitie. Otro de mis chascos este año, tenía ganas de ver a la banda suiza de folk metal más que a cualquier otra tras el buen sabor de boca que me dejaron teloneando a Sabaton. Pues una pena como decía porque salieron a medio gas, no tocaron casi ninguno de sus temas bandera y Anna Murphy se dejó el carisma en casa.

H.E.A.T. Si los anteriores eran los vencidos, estos son los vencederos sin duda alguna. La banda sueca que anda ya con cuatro discos a sus espaldas – como cuatro veces las que les he visto en directo – se comieron el festival sobre todo gracias a la actitud del vocalista que  puesto de todo hasta las cejas no dejo de saltar, escupir (sí, escupir) y bailar sobre el escenario, además sonaron estupendamente. La pena fue que de los dos primeros álbumes apenas tocaron un par de temas.

Hammerfall.
Genialidad de concierto de Cans y compañía, sonidaco, actitud y un setlist de ensueño formado por Glory To The Brave y grandes éxitos como “Bloodbound”, “Any Means Necessary”, “Hearts of Fire” o “Renegade”, además del nuevo single “Bushido” que suena estupendamente. En enero se pasan por Madrid, yo voy de cabeza.

Volbeat. Los daneses están en la cresta de la ola y creo que de manera más que merecida. Su concierto fue increíble, menudo ritmo e intensidad sin descanso que se marcaron los colegas. Un set muy bueno y equilibrado que no se centró sólo en sus últimos discos, un sonido brutal, un frontman muy majo e incluso un gran juego de luces, hacía mucho tiempo que no veía a un público tan entregado.

Warcry. Nueve veces con esta he visto  a los de Víctor García y creo que  es de las más flojas. Todo el mundo me ha comentado que ha perdido mucha voz, en su momento no me dio esa impresión, pero comparando grabaciones con respecto a otros años es verdad que está lejos de su mejor nivel, también es verdad que su nuevo trabajo lo tengo muy poco interiorizado, a ver si me pongo las pilas para noviembre que repito.

Unisonic. Simplemente perfectos. Michael Kiske sigue siendo décadas después el mejor cantante de Heavy Metal en activo, que bolo más divertido y con canciones de Helloween que sonaron a gloria sin el pesao de Andy Deris destrozándolas.

Banzai. Otro gran bolo de una banda veterana con un Manzano que sigue teniendo una voz prodigiosa, el repaso por los grandes éxitos de la banda madrileña fue muy divertido pese al cansancio y al frío pues ya eran las tres de la mañana y llevábamos unas cuantas horas dándolo todo.

Centinela. Les vi por primera vez el año pasado y me encantaron, repetí este año y lo mismo, como pueda van a ser un fijo para mi edición tras edición, que entrega y que repertorio más molón centrado sólo en los primeros discos.

Alquimia. La sorpresa del festival, un concierto en el escenario pequeño que estaba a rebosar y con un público que cantaba todas las canciones pese a ser bastante nuevas, personalmente el delirio para el que esto escribe fue escuchar la versión de Pelayo de Avalanch en directo por primera vez desde que soy heavy XD





En Hellpress, web independiente musical donde tengo el honor de escribir dedicamos sendos reportajes al jueves, viernes y sábado. Todas las fotos son obra de Augusto Javier Areválo.