jueves, agosto 21, 2014

PERSON OF INTEREST T.3 Te están vigilando...más que nunca.

 
Acabo de terminarme la tercera temporada de Person of Interest. Me he quedado con la boca abierta, porque he flipado con la evolución que ha tenido este procedimental discretito en sus comienzos que repetía su estructura sin apenas tener chicha y poco a poco se ha convertido en la ficción más sólida de cuantas ha ideado J.J. Abrams para la televisión.

En esta tercera tanda de episodios la serie ha dado un tremendo estirón hasta convertirla en una de mis series de referencia y ya me muerdo las uñas esperando a que llegue la próxima temporada a la vuelta del verano. La cosa cuando comenzó el primer episodio estaba muy revuelta puesto que teníamos a H.R. – el grupo de policías corruptos de Nueva York – más encima que nunca de “El Hombre del Traje” y sus amigos. Lo bueno es que el grupo principal formado por Reese, el jefe de la máquina Harold y los policías Fusco y Carter se ha visto reforzado por nuevos personajes.

Por un lado tenemos a Shaw que traiciona a la agencia gubernamental para la que trabajaba para unirse a la causa y luego está Root – interpretada por la siempre genial Amy Acker – que hace de pirada mejor que nunca, se podría decir que su rol en la última temporada de Alias fue un buen calentamiento para esto, ya que aparentemente se puede comunicar con la máquina, lo que supone un buen cambio en el Deus Ex habitual de la serie.

Pasan cosas, muchas cosas, se desvelarán varios grupos – así en plural – de agencias buenas y malas que tienen interés en hacerse con la máquina, la trama de H.R llegará a su final, nos tendremos que despedir de varios personajes de la serie –algunos para siempre – y de un cambio de status quo de esos que no se resuelven con un par de episodios como fue por ejemplo el del final de la primera temporada.

Sin embargo personalmente lo que me ha dejado muy encandilado son los flashbacks, algunos que se remontan a los años setenta y ochenta y muestran a Harold siendo apenas un adolescente que ya mostraba afinidad por la informática y unas ideas muy peculiares porque no olvidemos que lo que se nos ha contado es que él es prácticamente el inventor de Internet. Otras miradas al pasado han ido a lo que sería el “año cero” de la serie porque nos muestran las primeras misiones relacionadas con números antes incluso de la llegada del personaje de Jim Caviezel.

Hay episodios menos liosos y que son del mencionado tipo procedimental pero algunos son una gozada como el que los dos protagonistas tienen que hacer de pareja gay, uno donde Shaw y Reese se cuelan en una fiesta de graduación o especialmente que centra toda la acción en un avión y que es pura adrenalina.
Si no se les va de las manos a Person of Interest le esperan grandes cosas.

NOTA: 9/10

2 comentarios:

Ari dijo...

Cada vez tengo más claro que en la temporada final de la serie el 'Big Bad' será La Máquina, convertida en una especie de Gran Hermano opresor, y que Reese y Finch se las tendrán que ingeniar para destruirla. Pero si siguen con este nivelazo, que cuenten conmigo.

:-)

XAVI dijo...

Yo no la veo como una "serie procedimental". De hecho, ya nos la vendieron inicialmente como una "especie de batman en que Michael Hemerson hace de Alfred".

Mucho más lejos de la realidad. Un misterioso millonario con una máquina informática capaz de lo que sea, un ex-operativo de la CIA con un turbio pasado en "black ops".

Parecía algo rutinario pero bien llevado (como LOST) da lugar para mucho.

Por cierto, me encanta el perro, "OSO" y su sintonía con HAROLD FINCH.

Le he cogido cariño al chucho, mira tú.