jueves, septiembre 25, 2014

BANSHEE T.2 Nadie está a salvo




La verdad es que ahora mismo no se me ocurre que haya una serie más macarra y más violenta que Banshee, acabo de terminarme los diez capítulos de la segunda temporada – que van de 45 a 60 minutos – y me he quedado sinceramente sin palabras, tanto que a nivel argumental no se por donde van a ir los tiros en la tercera tanda de episodios.

Esto es debido a que desde que comenzó Banshee hemos visto como Lucas Hood – interpretado magistralmente por Anthony Starr – intentaba reconquistar a Ana – Ivanna Millecevic- a la vez que hacía creer a todo el mundo que era el sheriff de Banshee, gracias a la identidad que le había creado su amigo, el travestí Job, que es uno de los mejores personajes secundarios de la televisión actual y que además protagoniza una secuencia de acción verdaderamente cañera.

En la segunda temporada de Banshee, que va de menos a más, hay mucha tela que cortar, quizás la más importante sea la lucha de poder y de control del territorio que hay entre las distintas facciones del pequeño pueblo. Tenemos al fiscal del distrito que además es el marido de Anna, que en esta temporada tendrá que pagar por algunos acontecimientos pasados. Está por supuesto Kai Proctor y su imperio criminal que abarca cualquier cosa que se pueda imaginar y que sea ilegal y ganará protagonismo Alex Sombralarga, representante de la reserva india y que levanta un imperio gracias al juego.

Pues bien todos estos elementos juntados a la amenaza de Rabbid, la llegada de una persona que pondrá en entredicho la falsa identidad de Lucas Hood, la tensión y  discrepancias interno-culturales de la reserva amish y un grupo de cabezas rapadas, como podéis ver, no faltará de nada y la chispa saltará una vez sí y otra también. Algo que me ha dejado literalmente con los huevos por el suelo es la cantidad de personajes principales que mueren a lo largo de esta segunda temporada, como si fuera Breaking Bad o Sons of Anarchy, nadie está seguro y si la historia requiere que palme, pues palmará.

Lucas Hood, que personaje amigos, como engancha el muy jodio y que cierto ese ese dicho de que si te repites a ti mismo una mentira muchas veces o durante mucho tiempo, al final te la acabas creyendo y es que posiblemente los tiros de las próxima temporada vayan por ahí, con Hood haciendo el trabajo policial a su manera y tirándose por supuesto a todas las mujeres que pasen por Banshee, de hecho estoy convencido que la adolescente Debhra en cuanto cumpla los 18 se acostará con su padre, y encima nos parecerá coherente.

Y es que en Banshee no se cortan lo más mínimo a la hora de mostrarnos a los protagonistas como dios los trajo al mundo o de que estos se líen a hostias en cualquier momento, o a tiros, o a lo que haga falta. Mientras tanto, los personajes van evolucionando y los lazos se van estrechando entre Sugar y Hood, entre Brok y Hood y en general el que sea con Hood. Aunque le pueda salir caro a más de uno.