miércoles, septiembre 03, 2014

LOS MUERTOS VIVIENTES: GUERRA SIN CUARTEL PARTE II. Un buen desenlace.





Bueno, pues se acabó lo que se daba y colorín colorado este cuento se ha acabado y no me refiero claro a la serie que tras 126 números americanos parece que tiene cuerda para rato. No, lo que se ha terminado es la saga Guerra Sin Cuartel que ha durado la friolera cantidad de doce capítulos y que en Estados Unidos propició que la serie se publicase de manera quincenal durante una temporada.


Los Muertos Vivientes es una serie que ha vivido del fenómeno Zombi sin duda alguna pero llevamos ya años donde los No Muertos tienen un papel más que circunstancial, siendo TWD una metáfora de la existencia en un mundo donde parece que el ser humano ya no tiene cabida, Kirkman realiza un profundo análisis de lo que es el hombre y de su capacidad para adaptarse, para resurgir de cero, pare reinventarse y especialmente radiografía de naturaleza de las personas y como en circunstancias donde se requiere que cada uno apele a su humanidad interior se suelen dejar dominar por sus más bajos y sucios instintos.

Creo que la intención de Robert Kirkman creando a Negan como perfecto antagonista de Rick era más que clara: crear el omega, del alfa. La oscuridad de la luz o cualquier comparación del estilo que consideréis oportuno. En muchas ocasiones y para darle fuerza y gancho a la historia la astucia de un bando u otro ha sido determinante para el resultado de la contienda.

En esta segunda parte hemos podido ver el factor de estrategia que Negan ha intentado utilizar para ganar la guerra, una medida que leyendo la historia se antoja bastante obvia pero que hasta el momento nadie había caído en poder utilizarla. Me ha gustado también que Robert haya demostrado una vez más que está por encima de todos los clichés del género y que no haya recurrido a recursos fáciles como la muerte en la última página de un personaje querido o algo similar.

Guerra Sin Cuartel ha tenido un final que no debería dejar indiferente a nadie. Primero porque aunque es muy anticlimático ya que no termina con una gran traca de explosivos acontecimientos que den con uno de los bandos muertos. En intensa, pero a otro nivel porque el diálogo entre Negan y Rick tiene un desenlace previsible pero aun así Kirkman consigue que nos lo creamos y que durante un puñado de páginas especulemos con la trayectoria de la serie a partir de este momento.

Por su parte yo creo que Charlie Adlard sigue cumpliendo bien con su parte del trabajo, no notándose especialmente el hecho de que haya tenido que aumentar el ritmo de producción.

Quiero más.

NOTA: 8/10

No hay comentarios: