miércoles, octubre 29, 2014

GOTTHARD + HARDCORE SUPERSTAR + RECKLESS LOVE



Este otoño está calentito en lo que a Hard Rock se refiere, sobre todo gracias a Krea Producciones, promotora que se está trayendo muchos grupos a España y giras apetecibles a priori (remarquen el “A priori”) como la de Gotthard con unos invitados de lujo para Madrid de la talla de Hardcore Superstar y Reckless Love. Todo pintaba muy bien, pese al elevado precio de la entrada, y además desde Krea tuvieron el detalle de que cada banda tuviera tiempo para su set completo, lo malo es que esto provocó que tuviéramos que estar en la Riviera a las 17:30… que ya se sabe que en esa sala a las 23:00 sacan a los perros para echar a los heavys.

Una vez dentro de la sala, la sensación era rara, porque bien es sabido que a la Riviera en dos injustos mandatos le han quitado mil personas al aforo oficial, y ni por esas se agotaron, de 1800 personas que podríamos haber sido, no se llegó a las 1200, creo que es un dato bastante esclarecedor de como están las cosas. Claro que si Gotthard vuelven a venir a la capital, va a ir a verlos su puta madre, pero ya entraremos luego en detalles.

A las 17:30 con una puntualidad obscena salieron a la palestra los fineses Reckless Love, formación que no me dice prácticamente nada cuando los escucho en casa pero que sin embargo me apetecía ver porque es uno de los pocos grupos que no había visto todavía en directo de cuantos conciertos he ido este año. Pues bien, arrolladores y divertidos como ellos solos, con un gran frontman en la figura de Ollie Herman, que no paró en ningún momento.

Circunstancia que no le hizo ningún bien, porque a este clon de Zack Morris de Salvados por la Campana, se le acabó el oxígeno y en los últimos temas le costó estar a la altura. De todas formas su show tocando canciones de sus tres discos pero con especial énfasis en su último trabajo, Spirit, fue muy divertido  e intenso. Me gustaron especialmente los temas “On The Radio”, “Hot”, “Night on Fire” y la inmensa “I Love Heavy Metal” con la que abrieron la velada.

19:15, todavía no se notaba el cansancio , la sala tenía más o menos la misma gente, porque lo que se podría hablar casi de palmada de pasta para la promotora, daba igual, porque llegaba el momento más deseado para todos los que estábamos allí (y los que no piensen igual es que todavía no habían visto nunca a estos craks) ya que era el momento de ver a los suecos Hardcore Superstar, ya son tres los conciertos que he visto y cada vez me gustan más. Pero es que es imposible estar en un bolo y no dejarse arrastrar por la marea que supone ver a Joaquim Berg sobre el escenario, que con sus cuarenta años sigue siendo imparable.

Encima esta vez tocaron una hora y cinco minutos – mucho para ser ellos y para la caña que se dan – marcándose un set muy bueno, aunque a mi gusto le faltaron temazos, pero claro teniendo en cuenta que me gusta prácticamente todo lo que han grabado era de esperar. Simplemente por enumerar algunos de los himnos que tocaron: “Moonshine” (increíble comienzo de concierto), “Kick of the Upperclass”, “Dreamin in a Casquet”, “My Good Reputation”, “Last Call For Alcohol”, la preciosa balada “Run For Your Mama” y por supuesto “We Don´t Celebrate Sundays”. Incluso tocaron un tema totalmente nuevo que hubo quien se atrevió a cantar y todo.

Los mejores de la noche sin ningún tipo de discusión o duda, un “must see” en esto de la música en directo. Lo malo es que para ver a Gotthard quedaban cuarenta minutos, un parón largo en exceso que no hizo más que provocar aburrimiento, aburrimiento que se vio acrecentado en cuanto comenzaron a tocar.

Pocas veces, prácticamente ninguna de hecho, he estado tan a punto de abandonar la sala sin haber terminado el bolo como el sábado pasado con los suizos, el hecho de que quisieran escuchar sus últimos temas y que la entrada hubiese costado una pasta fueron los motivos por los que no me piré. De verdad, con lo que fueron Gotthard… si Steve Lee levantase la cabeza… sería para cortarle la suya a Nic Maeder.
Por dios, que tío más soso, que poco conecta con el público, que poco sentimiento le pone a lo que hace, que asco a fin de cuentas. No vale solo con tener un rango de voz similar al del mencionado Steve Lee, que a fin de cuentas tampoco era un fuera de serie técnicamente hablando, tienes que ser capaz de demostrarlo en el escenario, de ser digno merecedor de un legado como el de Gotthard.

Musicalmente no se le puede poner pegas, sonaron todos impecables, pero el setlist fue una pesadilla. Nueve temas de los últimos dos discos, mogollón de baladas seguidas, temas alargados para que el público (aburrido) participase, gente sentándose en los laterales de la sala y más gente aún yéndose en los bises. Que sí, que en ese momento sonarían “Lift You Up” y “Anytime Anywhere”, pero todos estábamos ya hasta la polla. No me vuelven a ver a mí nunca más.

Haciendo caso del inmortal Gandalf, si Gotthard vuelven a una sala en su ciudad “¡Huid Insensatos!

2 comentarios:

Isa dijo...

Puès si!! los reyes de la noche: Hardcore Superstar!!! talento y actitud explosiva fusionados en uno!!...la pena que el show duro poco para mi gusto, estarìa horaass escuchando sus grandes TEMAZOOOSSS!!!

Yota dijo...



jajaja, desde luego, lo que pasa es que no son una banda de dar shows largos, yo la primera vez que los vi en directo en 2009, me costó casi 30 pavos y tocaron 50 minutos...