viernes, octubre 31, 2014

MOMENTOS QUE MARCAN. Pasión en la segunda temporada de Buffy Cazavampiros




Hola amiguitos, ya ha llegado el viernes ¿ganas de finde? Supongo que sí, como todos, el caso es que acabo de caer en que tengo muy abandonada la sección “Momentos que Marcan”, normalmente dedicada a esas escenas sean de libros, series, videojuegos  o películas que por algún momento u otro se quedan grabados en la retina.

Hoy me he acordado de uno de mis capítulos preferidos de Buffy la Cazavampiros. En concreto del episodio diecisiete de la segunda temporada, que tenía el apropiado nombre de Pasión. Menuda temporada de sobresaltos, Angel por culpa de una maldición gitana y de un polvo tardío con Buffy se volvió a convertir en Angelus, el vampiro sin alma que fue durante décadas.

Lo cierto es que yo me quedé a cuadros, la bondad del personaje a tomar por culo y no sabía si tendría continuidad, así que igual si que era el fin de Angel. Claro que la Scooby Gang no podía estarse quieta y trataron de ponerle solución al asunto. En aquella temporada destacaba el personaje de la profesora Jennifer Calendar. Maestra de ciencias que vino a completar la soledad de Rupert Giles, bibliotecario y vigilante de Buffy. Un personaje que lo había dado todo en pos de una misión y que había sacrificado cualquier posibilidad de ser feliz.

Ahí entró ella para que Giles descubriese un mundo mejor, un mundo menos oscuro y justo cuando parecía que la noche era más oscura y habían encontrado una cura para Angelus, va David Boreanaz (actor, que el muy gilipollas reniega del papel que le dio la fama) y se la carga, la muerte sucede fuera de plano, pero lo verdaderamente cruel es lo siguiente.

Giles llegando a su casa, a una cena romántica, se encuentra todo el camino al dormitorio lleno de velas y pétalos de rosa, una vez allí sucede el horror  y se encuentra a su amada tirada sobre la cama con el cuello roto. Ese episodio fue un mazazo, era la primera vez que Joss Whedon se cargaba a alguien tan cercano a la pandilla, era la primera vez que Willow, Xander y compañía sentían que la muerte también les podía llegar a ellos.

Un aplauso para la capacidad de drama de Mr. Whedon.


2 comentarios:

XAVI dijo...

Bueno, BUFFY tiene sus momentos, la muerte de Anya, la muerte de la novia de Willow, Tara (creo que se llamaba), la madre de BUFFY, etc...

Creo que Weddon da una de cal y otra de arena. Nos muestra como aún siendo héroes/heroínas que salvan el mundo siempre hay algo que consigue, tarde o temprano llegar hasta ellos, hasta sus seres queridos. Algo que les mata o les hace más fuertes.

Muy en la línea de MARVEL.

Ted Kord dijo...

ME RECUERDO LO QUE SIGNIFICO ESTA TEMPORADA PARA MI... si bien no tengo detalles del episodio en cuestión, esta temporada (la mejor de todas) se podía palpitar ese gustillo a comic que wedon terminaría confesando en astonishing xmen.
En esta temporada con los impredecibles spyke y drusila se corta con la timidez de la temporada anterior y se crea un trasfondo sobre inmortales onda Highlander, cosa que para mi siempre fue el fuerte de Ángel.
Gran blog hace años que lo leo siga adelante