jueves, octubre 02, 2014

NIGHT MARY. Una pesadilla muy real por Rick Remender.

 

A comienzos de siglo la editorial norteamericana IDW decidió resucitar para el mercado USA el género de terror en los cómics. Ellos fueron por ejemplos los encargados de publicar cualquier cosa escrita por Steve Niles, quien se convirtió en un autor bestseller gracias a sus 30 Días de Noche. Pero los años pasaban y Niles mostraba síntomas de agotamiento, así que había que dar el siguiente paso y dar salida a prometedores autores.

Autores como el ahora famoso y prestigioso guionista Rick Remender, que en sus primeros trabajos para el cómic independiente como Xxxombies para Image, Fear Agent para Dark Horse o este Night Mary para IDW ha demostrado que el cómic de género, el pulp o el terror son buena parte de sus intereses. Publicada en 2005, Night Mary es una limited series de cinco números que en España fue editada por Norma dentro de su genial colección Made In Hell, agradecimientos al gran Mike Lee antes que nada por prestármela y recomendarla.

La historia arranca con un pasaje onírico que mezcla algunos personajes de varios cuentos infantiles populares, para rápidamente pasar a un mundo de pesadilla donde nuestra Mary despierta violentamente. La protagonista se gana la vida conectando con los sueños de la gente y viendo de donde salen sus traumas para tratar de ayudarlos a ellos y así misma, pues su madre es víctima de un coma producto de un accidente de coche que las dejó a las dos en ese estado, sólo que Mary despertó.

Rick Remender firma un guion redondo que va a más y que nos introduce perfectamente en el mundo de Mary, de su padre que es psicólogo y que está obsesionado por buscar un remedio para su mejor y en general de este crisol de emociones, sueños, pesadillas y horribles despertares que es Night Mary. Otro punto a su favor son los secundarios que introduce, buenos y malos, cada uno con su propia voz y hueco en la historia. No olvidemos por supuesto, la naturaleza de la amenaza que primero acosará a Mary en el mundo de Morfeo y que poco a poco se hará presente en la vida real.

Como si hubiera surgido del rincón más enfermizo de Stephen King, Night Mary tiene algunas partes que provocan verdadero pavor. Miedos irracionales plasmados de manera perfecta por Kieron Dwyer que dependiendo de que plano de existencia quiera dibujar usa una paleta de colores u otra. Un tomo que te atrapa desde el principio y te obliga a leer y leer y que como buena película de cine de terror de los ochenta ofrece un final cerrado pero que deja una pequeña rendija a una continuación.

Un gran tebeo que tengo que comprarme y releer dentro de un tiempo. Y por supuesto, quiero más.

NOTA: 9/10

No hay comentarios: