sábado, noviembre 29, 2014

DINORIDERS. Llevando la guerra del futuro al pasado

 

 
Hola amiguitos ¿cómo va ese finde? Espero que bien y que no os estéis gastando toda la nómina en el puto black Friday, recordad que es más barato no comprar que comprar barato (filosofía de una gran amiga), el caso es que me encuentro aquí en post nostálgico de esos de los sábados y me parece que hoy queda más que bien por varios motivos, primero porque la serie de la que hablamos “Dinoriders” está protagonizada por réptiles gigantes y antediluvianos de esos que tan de moda están esta semana gracias al tráiler de Jurassic World, por otro lado el detonante de la serie sucede en el Día de Acción de Gracias de dentro de 20.000 años.


Hagamos un poco de historia, a finales de los ochenta aunque no lo parezca, los dinosaurios ya estaban de moda y eso que quedaban unos añitos para que Spielberg lo petase en 1993 con la primera entrega de Parque Jurásico. La pequeña pantalla tenía series de animación como Dinosaucers, Denver: El Último Dinosaurio o los Dinobots de Transformers, en los salones recreativos triunfaban Joe & Mac Caveman Ninja, Croc (un explotation del Pac-Man) y un matamarcianos ambientado en la época de los dinosaurios cuyo nombre no recuerdo.


En 1988, la compañía juguetera Tyco quería lanzar una línea de juguetes llamada Dinoriders y para ello encargó a Marvel Productions (la división de licencias televisivas de La Casa de las Ideas) una serie de televisión basada en los conceptos que le facilitaron para ello. Dicho y hecho, el veterano guionista de Spider-Man (que había dejado ya los cómics por series como “Se Ha Escrito un Crimen”) desarrolló junto a su esposa toda la trama para los únicos trece capítulos con los que contó Dinoriders, sí amigos, sólo trece, pero como Antena 3 los repetía sin ningún tipo de pudor, siempre nos parecían muchos más. La serie por cierto se puede encontrar en un pack de 2 DVDS, zona americana, eso sí.


Dino Riders iba de lo siguiente, en el futuro, una raza – que no queda muy claro si descienden de los humanos – llamada los Valorians, han evolucionado tanto que han desarrollado la capacidad de comunicarse telepáticamente.  Viven en paz, celebran fiestas, copulan y no tienen ningún problema. Aquí entran en juego los malos, los Rulons, una raza de mutantes conquistadores, que entran en guerra con los Valorians, en el fulgor de la batalla, dentro de los laboratorios científicos accionan sin querer una máquina que cambiaría sus vidas…


Dicha máquina, es un disruptor espacio-temporal que manda a la edad jurásica a un puñado de buenos y malos. Habría que destacar, que la serie no contó con ningún tipo de asesor histórico o científico y que en la serie veremos pulular todo tipo de animales prehistóricos, muchos de ellos no llegaron nunca a convivir en el tiempo. Pero quedaba bien y la serie era para niños, así que a nadie la importó. Así que en el pasado, los Valorians consiguieron usar a los dinosaurios gracias a su telepatía y los Rulons gracias a los llamados “atrapa-cráneos”, unos aparatos de control mental. El argumento inconcluso de la serie de dibujos era lógicamente volver a casa, destacar que la línea de juguetes tuvo “una tercera temporada” donde estaban en plena edad de hielo. Aunque nunca sabré si lograron volver o no.

Pero me estoy desviando, Dinoriders iba de vender juguetes y a los juguetes llegamos, Tyco realizó tres series de juguetes lanzadas entre 1988 y 1990 y cabría destacar que en una época donde lo que primaban eran los muñecos de acción tipo G.I.Joe y Ninja Turtles y Masters of the Universe ya estaba en decadencia debido al gran tamaño de sus figuras. Dinoriders rompió con todo, lanzó una línea de juguetes numerosa, variada (dentro de su idiosincrasia) y para todos los bolsillos, con packs de numerosos precios.

Lo destacable era el cuidadísimo acabado de los dinosaurios, tenían números detalles y el color y la pintura estaban muy bien elaborados, por el contrario, eran por lo general bastante estáticos. A la hora de armarlos, había artilugios de todo tipo y condición, armas, asientos, pinzas, trampas, antenas de comunicaciones, compartimentos de carga, lo dicho, de todo. Muchos modelos de dinosaurios tenían dispositivos a pilas o mecanismos móviles y todos y cada uno de los blisters contaban con figuras, las figuras eran todas distintas y eso en el caso de los humanos era destacable, porque se preocuparon de que el vestuario fuera distinguible, los peinados, accesorios…


En España tuvieron bastante distribución, pero su ocaso fue muy rápido, una vez leí un estudio de campañas de marketing fracasadas que indicaba  que los Dinoriders no lo petaron tanto como en USA, primero a que eran algo más caras que el resto de figuras y segundo porque eran demasiado endogámicas, su tamaño y características impedían a los niños juntar estos juguetes con los de otras líneas y eso según parece era una práctica habitual, no para mi, pero vamos que resulta curioso.


Sobre el resto de merchandising, hubo de todo: material escolar, libros de colorear, mochilas, estuches, pegatinas, camisetas, noveluchas y cuentos infantiles (que llegaron a España),audiohistorias en vinilo, incluso en años recientes un friki programó un FVS para PC basado en Dinoriders totalmente casero. También hubo una serie de cómics publicada por el sello Star Comics de Marvel, que contaba historias distintas a la serie de animación, no triunfó especialmente y fue cancelada a los pocos números… como el 80% de las series de esa línea.