jueves, noviembre 06, 2014

DISJECTA MEMBRA de Alberto Hontoria Maceín. Superhéroes entre nosotros.


Escribo este post con muchas ganas amigos míos y queridos lectores, de antemano os pido perdón porque no creo que las quinientas palabras que os ofrezco le vayan a hacer justicia a la primera nóvela (primera, espero que de muchas) Alberto Hontoria Maceín. Este madrileño de veintisiete años ha presentado con Disjecta Membra las bases para todo un cosmos de ficción que se me antoja apasionante.

Si bien es cierto, que la novela patria de superhéroes ya lleva pululando algún tiempo por ahí con la también genial trilogía del Héroe Urbano de Daniel Estorach y que en los cómics hemos tenido ejemplos desde la era de Súper López, pasando por Iberia INC o la reciente 1936: La Batalla de Madrid, videojuegos también hemos tenido ¿alguien recuerda el Capitán Sevilla de Spectrum? XD. Pues eso, que este campo de ficción, es tan bueno como cualquier otro y que en España hay talento para sacarle provecho.

Lo primero que debería deciros de Disjecta Membra es que si esperáis un mundo con superhéroes, capas y seres capaces de saltar un edificio de una sola vez o disparar rayos con los ojos, pues os decepcionará. 

Disjecta Membra va de otra cosa, por buscarle algún símil en viñetas, quizás el más evidente sea Watchmen de Alan Moore, con sus personajes crepusculares y el sentido del héroe más como vigilante que como abanderado de la libertad, la paz y el pastel de manzana americanos. También hay cinismo y personajes de múltiples matices propios de Garth Ennis y un uso muy apropiado de la tecnología potencialmente realista.

Esta primera entrega, de una trilogía, nos presenta a un puñado de protagonistas muy humanos, ajenos totalmente entre sí y que están unidos por la desgracia, todos han sufrido dolor. Un dolor indescriptible, un dolor unido a la perdida de alguna de las capacidades que a ojos de la sociedad nos hace aptos para vivir en ella. Alberto, nos va presentando poco a poco a todos estos personajes, sin prisa, ocupando capítulos enteros donde nos describe de manera detallada todos y cada uno de los detalles que los definen.

Poco a poco va tejiendo la red que los relacionará a todos y va plateando muchas preguntas que responde a su debido tiempo y sobre todo, nos engancha a los lectores en esa mencionada red, ya que el mundo que plantea: duro, crudo, tiene muchísimas posibilidades. Yo ya me he forjado mi propia teoría de cómo puede acabar esto. Algo de la magnitud a los Juegos del Hambre, cuya primera novela es una cosa y la tercera algo distinto. Ojo que Disjecta Membra no tiene absolutamente nada que ver con esto, pero lo comentaba para que os hagáis una idea de cómo puede crecer todo.

Ya por último,  otro aspecto muy bien tratado en Disjecta Membra es el tema de la acción, que en su recta final ya veremos a estos particulares superhéroes haciendo de las suyas, muy bien narrada, muy imaginativa y muy fácil de visualizar. Dinamismo hecho literatura.

Quiero más YA