sábado, noviembre 22, 2014

HIJOS DEL TERCER REICH. Miniserie televisiva sobre los horrores de la guerra.

 
En ocasiones TVE-1 te da alguna sorpresa que otra en su programación. Durante las últimas tres semanas, los sábados por la noche (llevo una temporada un poco seta) han estado emitiendo una miniserie alemana de tres episodios de hora y media cada uno, titulada “Hijos del Tercer Reich”. Como su nombre bien indica está ambientada en la Segunda Guerra Mundial y narra la historia de cinco amigos bien distintos, que poco antes de embarcar a la guerra la mayoría de ellos, se hacen la promesa de que se reunirán cuando todo acabe.

Tenemos a los dos hermanos, Winhelm, que es un teniente y asume responsabilidades y Friedhelm, que va obligado por sus padres, aunque en realidad le gustaría ser un intelectual. Charlotte, que está enamorada de uno de ellos marchará al frente como enfermera, en Berlín se quedarán Greta, que es camarera y Viktor, que es sastre y está saliendo con Greta pese a ser judío. Cinco amigos inseparables que se verán separados por el horror de la guerra cuando sus caminos les lleven por sendas distintas en 1941.

“Hijos del Tercer Reich” es un drama bélico en toda regla que si bien no llega a la espectacularidad de las producciones de la HBO “Hermanos de Sangre” o  “The Pacific”, es sin duda superior a éstas (al menos para mi) en lo que se refiere a la forma en que nos presenta el drama humano. Además creo que es original que esté narrada desde el punto de vista de los alemanes, siendo finalmente toda una condena al nazismo.

Incluso el defensor más acérrimo de las ansías de expansión de Hitler (me refiero dentro de los cinco protagonistas claro está) acaba abriendo los ojos ante las barbaries que se cometen. Sin ser tan dura, como algunas películas del tipo “El Pianista”, ni tan espectacular como “Salvar al Soldado Ryan” o las series de la HBO arriba mencionadas, Hijos del Tercer Reich es una estupenda serie, que engancha desde el primer momento y aunque por desgracia los hechos de la Segunda Guerra Mundial fueron los que fueron, consigue emocionar y logra que nos interesemos por los cinco amigos desde el primer momento.

¿Podría haber sido más dura? Seguramente, pero no hay que olvidar que también se trata de una producción para la pequeña pantalla, tremendamente honesta y que el hecho de venir de donde viene quizás hasta invite a la reflexión a más de uno. La narración en primera persona, es un mecanismo infalible para mantenernos pegados a la pantalla, además de por supuesto servir como protesta ante tan inenarrables acontecimientos.

Muy buena serie.

NOTA: 8/10

1 comentario:

Paco Segado dijo...

Me has despertado la curiosidad. Me lo apunto para echarle un vistazo!