sábado, noviembre 08, 2014

SITGES 2014. ASMODEXIA. La eterna lucha entre el bien y el mal.




Hola amigos, bienvenidos a otra crítica de Sitges, hoy toca producto español: Asmodexia, primera película del catalán Marc Carreté. Realizador de dos cortometrajes que me dejaron muy buen sabor de boca “Castidermia” y “Mal Cuerpo”. Creo que la reseña será algo polémica – si es que la lee alguien – porque me parece que fui de los pocos espectadores que disfrutó de la película, pero bueno como nunca llueve a gusto de todos…

Asmodexia está ambientada en el mes de diciembre del año 2012, fecha en la que según los mayas llegaría el fin del mundo. Desde luego eso es lo que parece en la película, diciembre, pero con un sol abrasador, calles desoladas y una sensación durante todo el filme bastante perturbadora. Dicha atmosfera se ha creado con una fotografía excelente de Xavier Garriga y un muy buen trabajo de cámara, grandes planos de situación y panorámicas.

El comienzo de Asmodexia me ha parecido brutal con una escena de parto del que puede ser el salvador o la perdición de la humanidad. Esta dualidad es una de las bazas con las que juega la película, siempre al despiste y con bastantes giros argumentales, algunos mejor llevados que otros todo hay que decirlo.

Asmodexia se centra en un viaje que el que el pastor Eloy de Palma y su nieta Alba se dirigen hacia un destino incierto. Por el camino se van enfrentando con diversos casos como exorcismos o posesiones demoníacas colectivas. Además son perseguidos por fuerzas extrañas. Todo forma parte de un plan mucho mayor que ellos del que nos van soltando pistas con cuentagotas, yo por ejemplo, el giro final me lo vi venir porque me sonaba de un cómic bastante famoso que ando releyendo últimamente (pero no diré cual) pero me parece un desenlace bastante original.

El tema es que en Asmodexia no hay momento desaprovechado, dura ochenta minutos escasos, en los que están incluidos los títulos de crédito, y por eso va al grano, es posible que diez o quince minutos más le hubieran venido la mar de bien, en especial para contar algo más de las relaciones previas entre los personajes. Porque me ha parecido que ahí había mucha chicha que cortar y apenas nos debemos conformar con un par de diálogos y un flashback.

Rodada en castellano, cosa que también molestó mucho a parte del público de Sitges (cosa que me tocó las narices, porque no me parece lugar para polemizar sobre política ni este blog, ni el festival) cuenta con la siempre agradecida presencia del gran Lluís Marco (Dávila en Hospital Central) que me parece un actor con carisma y muy solvente en pantalla. La joven Claudia Pons como Alba (Si no habéis visto Elisa K, ya tardáis) que creo que borda su papel y es la que más me ha sorprendido para bien.

En definitiva, estamos ante un filme original que no deja de narrar la consabida batalla entre el bien y el mal, no acabo de entender las críticas nefastas, tampoco lo pretendo, yo la he disfrutado y quien no respete eso, pues ya sabe…

NOTA: 7/10

1 comentario:

XAVI dijo...

Lluís Marco.... otro pedazo de actor de teatro y acorazo de doblaje (¿Quién le pone la voz a JK Simmons en SPIDER - MAN?, con permiso de Juan Fernández (otro actor de teatro) y "su" J. Jonah Jameson.