martes, diciembre 02, 2014

LOS JUEGOS DEL HAMBRE: SINSAJO PARTE I. Calentando Motores.




Quienes me conocen saben que soy un tipo que odia muchas cosas, una de ellas es la puta moda saca cuartos de dividir el último libro de una saga en dos películas, separadas por un año además, para así recaudar un cojoncial en el cine. Harry Potter fue el primero, siguió Crepúsculo, se han sumado Los Juegos del Hambre y han anunciado que Divergente hará lo mismo y bueno, luego está el caso de la puta mierda de El Hobbit, que de doscientas páginas de libro te sacan tres películas de tres horas.

Francis Lawrence – al que también odiaré siempre por Soy Leyenda – vuelve a dirigir a Jennifer Lawrence (que ha trabajado un poquito más si cabe la cara de estreñida) y compañía en una película que podría definirse como un tráiler de dos horas del fin de fiesta que será Sinsajo Parte 2. En los 120 minutos que pude ver el pasado sábado (que me gustaron, que quede claro) vemos a mucha gente corriendo de un lado para otro, a la perro flauta (la tremenda Natalie Dormer) grabando videos de propaganda y al inmenso Phillip Seymour Hoffman, que se come la pantalla cada vez que sale.

La parte que adapta de Sinsajo está muy bien llevada del papel a la gran pantalla y hay momentos muy buenos como el duelo dialectico de Snow y Katniss o algunas escenas que en los libros se cuentan en forma de elipsis narrativa y que el hecho de haber partido la película en dos favorece, me refiero a las escenas en las que se nos cuentan los levantamientos del pueblo y los actos de sabotaje, apenas unos minutos de metraje pero que vienen muy bien para que sepamos mejor como están las cosas en Panem, gracias a la revolución iniciada por el sinsajo. Por cierto, que hay un momento musical que es de vergüenza ajena.

De momento no os he contado gran cosa, pero es que no hay mucho que contar, porque apenas pasa nada, hay dos escenas de acción contadas, que tienen algo de épica y a las que la banda sonora de James Newton Howard viene de perlas para que parezcan más de lo que en realidad son.

Sinsajo es una película de personajes, algunos con una presencia incomprensiblemente alta como Glenn (Thorito, chupa planos en pantalla como dios, a veces es como “pasaba por aquí y me he quedado”) y el insoportable Petaa, que personaje más inútil, no hace nada, sólo llora y se queja. Vale que forma parte de un plan mayor, pero bañarse en carisma no le vendría nada mal. Menos mal, que tenemos a Woody Harrelson, que siempre tiene una pulla para todo el mundo y un comentario acertado a la par que hiriente.

Sobre el resto… poco que añadir, 400 millones de dólares de recaudación en todo el mundo y un presupuesto mayor que se nota, aunque suponemos que irá destinado a la segunda parte porque quitando un par de escenas con aviones (al diseñador le gustó mucho el Quinjet de los Avengers) y algún plano general del capitolio no se ve nada más.

Eso sí, Julianne Moore tan hija de puta como siempre, hay cosas que no cambian y que Katniss ha salido a su padre, porque su madre y su hermana son tan feas que se merecen morir.

NOTA: 6/10

No hay comentarios: