viernes, diciembre 05, 2014

PECADO ORIGINAL: IRON MAN VS HULK. Sin duda lo mejor de todo el invento

 
Pecado Original ha sido la última mierda saga de Marvel, cuando todavía no nos hemos quitado el mal sabor de la boca nos llega ya el anuncio de Axis (en España el mes que viene), en fin que me voy por las ramas y que nunca pierdo la oportunidad últimamente para rajar mal de Marvel. El caso es que cosas buenas si han salido de Pecado Original y cosas que además tenían una pinta horrible al final han dado la sorpresa.

En esta categoría entraría la historia de Hulk VS Iron Man, que Panini nos ha ofrecido durante los últimos tres meses en la cabecera del vengador dorado. Una historia venía firmada por Kieron Gillen, escriba de Iron Man que dejó la serie mucho antes de lo que nos hubiera gustado a la mayoría. Dibujando ha estado Luke Ross y Mark Bagley y es de lejos uno de los mejores tebeos que he leído en meses.

Gillen ha sabido sacar oro de la forzada relación de colegueo que tienen estos dos vengadores originales, digo que es forzada porque todo viene de la maravillosa película dirigida por Joss Whedon donde Downey Jr. Y Ruffalo demostraron tener una química cojonuda en pantalla. Pues por culpa o gracias a esto, según prefieran llevamos meses viendo encuentros entre los dos personajes.

Me daba mucho miedo una trama que reescribiría el origen de Hulk tal y como lo conocemos, ains, que mal me siento por haber desconfiado de Gillen (uno de los escritores más en forma del momento) que cuando parecía que llevaba la historia por un lado, le ha dado completamente la vuelta a la tortilla y sin contradecir lo que ya sabíamos sí que ha sabido complementar perfectamente los inicios de Tony Stark como traficante de armas para el gobierno y las verdaderas intenciones de Bruce Banner a la hora de inventar la bomba gamma.

La historia está narrada en dos tiempos, por un lado está el pasado con el Bruce idealista y el Tony Stark alcohólico y por otra tenemos el presente, con Hulk que vuelve a ser inteligente gracias al virus extremis y con Iron Man que no para de crear ciudades del futuro ni deja de intentar de salvar el mundo junto a su hermano Arno. Una historia llena de flashbacks, de acción, de batallas entre estos dos colosos y mucha destrucción.

La escena final con la revelación del meollo de todo (no quiero decir más, porque hay sorpresa y gorda)  me ha parecido para quitarse el sombrero, mola ver a un escritor que sabe aportar cosas nuevas a lo que ya estaba establecido, pero sin follarse toda la continuidad por el camino ¿oyes Bendis?

NOTA: 8/10