viernes, enero 31, 2014

SKETCHES: Una Buffy cabezona por fin mía.


Pues si, el título del post es un poco chorra es  verdad pero es que llevo dando la tabarra a Enrique desde que le conocí en el Expocómic de hace un zillon de años que tiene que hacer algún día un cómic de Buffy, incluso estuvo en su agenda hace unos años (él también es un gran aficionado) pero el caso es que las cosas van por otro motivo y ahora no parece que haya interés por ninguna editorial de sacar algo así, yo incluso le he animado a que haga un crowdfunding XD

Digo que por fin es para mi porque casi TODOS los dibujos que he ido consiguiendo de Enrique en distintos  salones eran para diversos amigos míos, todos ellos dibujacos, pero este año hablando con él tras su presentación del recomendable Diario de Guerra me dijo que a ver si ya iba dejando de hacer el pringao XD todo en broma porque la verdad es que da gusto ver a un autor  y que este te reconozca como un tipo amigable y no sólo como el friki gorron de dibujos que suele acosar en las redes sociales, ustedes ya saben por quien voy.

Así que en el último Expocómic en su stand de Panini - con esos dos pivones de azafatas que fueron de lo mejor del salón - pudimos charlar un buen rato ya y por fin (vuelvo a decirlo) me he podido traer una Buffy a casa de Enrique Vegas :)

jueves, enero 30, 2014

LA VIDA DURA DEL COMPLETISTA... ALITA YA ERES MÍA



No me considero un completista en esto de coleccionar cómics – o al menos ya no – por lo que ahora mismo mirando mis estanterías veo huecos que no creo que vaya a rellenar ya sea por pereza, por pasta o porque directamente no me interesa lo más mínimo la verdad, pero si que tengo una listita con unas cuantas espinitas clavadas.

Una de ellas sino la más grande era Alita Ángel de Combate, pero en su primera edición en Español en formato de miniseries continuadas de prestigios con lomo de 48 páginas y es que en España el manga tardó AÑOS en editarse bien, en total fueron seis miniseries de entre cinco y diez números que cortaban donde le parecía bien al editor de turno.

Os preguntaréis porque esa edición y no la que salió revisada y ampliada años más tarde, pues muy sencillo, porque para empezar a ver que cojones hacía con el material que ya tenía y después que no me molaba que el final hubiera sido reescrito para que su autor nos pudiera meter por el culo bien doblada la secuela de Last Order de la que me compré como una docena larga de tomos y no pasé de leer el tercero.

Para mi Alita acababa bien como terminaba y era un personaje que me tenía fascinado gracias a la película de VHS que me dejó un colega y que eran en realidad dos OVAS que coincidencias de la vida estaban contadas en las dos primeras miniseries de Planeta que al ser yo un crío y no tener pasta más que para un par de cómics al mes pues deje pasar.

Como me arrepentí porque durante un buen montón de años estas miniseries no las encontrabas por menos de 30 o 40 pavos, un dinero que me parecía un completo disparate. Así llegamos hasta hace un par de meses cuando por “culpa” de la red social para frikis Whakoon me empezaron a entrar ganas de completar y voilá, primero fue la segunda miniserie que compré en Totcómic a 12 euros que me parece un precio mucho más razonable. Pero de la primera parte no había ni rastro, hasta que mi buen amigo Oneyros me pusó en contacto con un vendedor en Todocolección la semana pasada y por 14 euretes de nada ya tengo completa la genial epopeya de Alita.

Y sí amigos, aunque pocas veces hablé de Manga en Los Archivos de Typhares, el nombre del blog viene precisamente de este cómic así que os podéis imaginar que era bastante importante para mi jejeje.

miércoles, enero 29, 2014

PRESS START! Recordando la magia de la NES


Menudo crak es un tal NicksxplosionFX que se ha currado un video de casi tres horas de duración que reúne todas las pantallas de inicio de todos los juegos de la consola NES desde 1983 hasta que desapareciese algo más de una década más tarde. La verdad es que la NES es para mi la consola más mítica que existe y eso que curiosamente no la he tenido en posesión hasta hace cinco años, pero que conste que ganas no me faltaron y que le había dado un buen repaso en casas de colegas y emuladores varios.


Fue en 2008 y gracias a unos buenos amigos que me la regalaron por mi cumpleaños con un buen puñado de juegos míticos, desde entonces y casi seis años más tarde no he parado de comprar juegos, algunos muy buenos, otros muy malos y recientemente y por temas de economía solo aquellos que están protagonizados por personajes de cómic.


A España no llegó hasta 1986 y un par de años más tarde ya intenté que me cayese como regalo de comunión pero me tuve que conformar con la Atari 2600, un par de navidades más tarde fue la Master System II la que llegó a mi casa y para cuando me quise dar cuenta ya estábamos en la era de los 16 bits y fue la Super Nintendo la que llegó a mi hogar.


Recuerdo que la consola lo partía, que la Phaser era un pistola súper cutre y que el Duck Hunt además de ser un juego cuasi imposible era un tostón pero molaba infinito jugar al Operation Wolf. Además en todas partes nos daban publicidad de que la consola era un invento para toda la familia y que éramos privilegiados porque España fue el primer país de Europa en recibir el Super Mario Bros 3 para NES, que ojo, en su día costaba 9000 pesetas de las de hace veinte años… claro que el éxito tiene sus consecuencias y mierdas como las versiones piratas de Ninpondo y cosas así empezar a proliferar.


Recuerdo con mucho cariño los vicios en casas de mis amigos de la época, auténticos hijos de la gran puta hoy en día que el tiempo ha puesto en su lugar, como pude descubrir sagas como Súper Mario Bros, Double Dragon (que para mi pesar no tenía nada que ver con el arcade en su segunda parte), Battletoads, TMNT the Arcade Game, Terminator, Castlevania, Contra…


 Os dejo con este gran video que además cuenta con la música original de cada juego PRESS START!


martes, enero 28, 2014

MARTY FRIEDMAN´S DEATH PANDA. Para quien piense que lo ha visto todo.



Hola amigos, la semana va avanzando y la verdad es que tiene pinta de que será una semana cojonuda de curro y sin tiempo para nada así que para ir cerrando este puto martes de mierda vamos a dejaros con una curiosidad que descubrí el otro día viendo el recomendable documental Global Metal, secuela del genial Headbanger: A Metal Journey.

¿Algún aficionado a Megadeth en la sala? No es que sean mi banda preferida pero me gustan bastante, les he visto tres veces en directo y probablemente los vea un par más mínimo en los próximos años, quien sabe si incluso este verano, pero no vamos a adelantar nada que tampoco va de esto.

Pues bien resulta que Marty Friedman – antiguo guitarrista de la banda – se mudó a Japón donde estuvo currando como músico de cámara en bandas de J Pop y haciendo bandas sonoras, hasta que se le ocurrió formar Death Panda y ahora os preguntaréis ¿Death Panda? ¿Qué pollas es eso?

Jajaja, yo me quedé igual. Se trata de un coro formado por 48 estudiantes japonesas que cantan frikadas mientras que Friedman guitarrea como si no existiese el mañana con sus característicos solos y riffs salvajes que tan famoso le hicieron en la banda del Mr. Mustaine.


Al parecer Death Panda también es un manga un tanto underground sobre un panda que va armado hasta los dientes y que masacra a todos aquellos que no respetan el medio ambiente y según dice hasta tiene cierto contenido erótico festivo… en España por supuesto ni blas de esto.
Bueno, ánimo con la semana compaes nos leemos mañana.


lunes, enero 27, 2014

PATRICK. Terror añejo a la antigua usanza




Hola amigos, estamos a lunes y la semana promete ser cojonuda así que os voy a dar una noticia a todos aquellos que estáis un poco hasta la bola de las críticas cinéfilas de Sitges, con Patrick encarrilamos la recta final de reseñas y tras ésta sólo quedarán tres películas más de las que hablar y entonces recuperaremos el ritmo habitual del blog, a todos aquellos que siguen aquí gracias por aguantar mis desvaríos.

Vamos con Patrick, se trata de otro remake del cine de terror, aunque en esta ocasión de una cinta que para un servidor era totalmente desconocida y por lo visto para la mayoría del fandom también. La original Patrick es una cinta de los años 70 de nacionalidad irlandesa y que por lo visto está sumamente bien, los DVD´s que había a precio puta.

Ahora en 2013 nos llega esta cinta de terror bastante buena – todo hay que decirlo – de la mano de Mark Hartley siendo ésta su primer largo, aunque ya tenía experiencia con dos documentales sobre cine de terror bastante majos. De producción Australiana cuenta la historia de una enfermera que es contratada en un hospital de pacientes comatosos.

Allí empiezan a suceder fenómenos extraños especialmente relacionados con un paciente llamado Patrick que lleva más de una década entre ellos y que parece que ha encontrado la forma de comunicarse con nuestra protagonista mediante la telequinesis.

Patrick usa el terror en su forma más elemental y rudimentaria – que en el cine se traduce también como barata – y consigue un buen número de sustos de manera artesanal a modos de luces que se encienden y apagan, puertas que se cierran, cristales que se rompen y juegos de sombras. Ahora todo puede parecer muy básico y rústico en los tiempos que corren pero en Patrick han resultado bastante efectistas, la gran fotografía de Garry Richards influye también así como la sensacional banda sonora de Pino Donaggio, que estuvo presente en Sitges para hablar de la película.

El filme es funcional, no tiene grandes giros argumentales ni revelaciones que inviten a revisitarlo una y otra vez en busca de guiños y trucos de guion. Se trata de una película de miedo al uso y como tal se disfruta y se olvida una vez vista. No ofrece nada más y nada más se le debe pedir. Como es norma dudo mucho que llegué a estrenarse nunca en España.

En el elenco de actores protagonista cabría destacar la presencia de Charles Dance, el gran y temible Tywin Lannister de Juego de Tronos que arrastró verdaderas legiones de fans a su encuentro, hecho que no pareció gustar demasiado a este gran y enorme – en estatura y talento – actor, claro que si yo llevase treinta años dedicándome a la actuación y la gente sólo me conociese por el último papel donde he interpretado a un hijo de la gran puta me pasaría lo mismo.

domingo, enero 26, 2014

MARVEL NO STOP XIX: X-Men (1992)



  
Hola amigos bienvenidos un domingo más – y van tres seguidos – a una sección temática de Los Archivos de Typhares. En este caso a Marvel No Stop, la sección donde hablamos de forma cronológica de todas aquellas series y películas que han sido protagonizadas por personajes de la Casa de las Ideas. Ya plenamente establecidos en la década de los noventa toca analizar la que para muchos es la mejor serie de animación jamás creada de Marvel: X-Men.


En 1992 los mutantes estaban en momento cuya fama no tenía parangón, el nº 1 de X-Men de Claremont y Lee se había convertido en el cómic de superhéroes más vendido de la historia habiendo alcanzado siete millones de ejemplares y había que explotar la gallina de los huevos de oro. Lo malo es que la intentona anterior Pryde of the X-Men no había pasado del episodio piloto, aunque el concepto de la serie fue trasladado con gran éxito al mundo de las recreativas de la mano de Konami. De todas formas llegaba la hora de cambiar las tornas.



El 31 de octubre de 1992 se estrenaría en la Fox el primero de los setenta y seis episodios de los que contaría X-Men (en España llegó un año más tarde de la mano de Telecinco que lo emitía junto a Conan y Batman de Bruce Timm). La serie estaba producida por Saban Entertainment que aunque en el campo de animación no habían logrado gran cosa habían tenido un buen par de pelotazos con las series de imagen real de Power Rangers y en menor medida VR Troopers, el productor ejecutivo fue Avi Arad que se apuntó así un buen pelotazo, aunque sólo el primero de los muchos que vendrían.


La serie vio la luz gracias a un acuerdo del entonces presidente de Marvel Joe Calamari y el jefazo de Fox Kids Sidney Iwanter. Desde el primer momento se mimó a la producción y la calidad técnica fue de lo mejorcito que se había hecho hasta el momento – que no obstante quedaba a años luz del trabajo de Bruce Timm con los personajes de DC – y para los guiones e historias se contó con el mismísimo Stan Lee, con Bob Harras e incluso Len Wein (guionista de Giant Size X-Men 1) escribiría muchos episodios.


Se puso toda la carne en el asador y el elenco de personajes utilizados fue prácticamente el mismo de la mencionada serie de Claremont y Lee: Lobezno, Cíclope, Xavier, Júbilo, Tormenta, Pícara, Jean Grey, Gambito, Bestia y Morpho (que yo en aquella época no conocía de nada la verdad) todos con los uniformes creados por el coreano. Lo cierto es que la serie tenía una estructura algo inusual para lo que es un programa televisivo de dibujos animados, ya que verdaderamente parecía una colección de cómics con sagas que se continuaban, con multitud de personajes invitados y con una continuidad y profundidad propias pues en todo momento se deja claro que la Patrulla X no es algo nuevo e incluso en un episodio el Hombre de Hielo se enfrenta a Xavier debido a rencillas del pasado.


Igual de destacable son las historias contadas, muchas de nuevo cuño, pero la mayoría adaptaciones o reinvenciones de muchas originales. Por ejemplo se adapta todo el asunto del traidor de la Patrulla X con apariciones de Cable y Bishop incluídas, tenemos Días del Futuro Pasado, la saga de Fénix Oscura con los Shiar de por medio, Apocalipsis y sus cuatro jinetes con Arcángel a la cabeza, apariciones de la isla Muir, la Alianza Falange, la Isla Salvaje con Ka-Zar, Nimrod, el Club Fuego Infernal, Proteo, la masacre mutante, X-Factor con la alineación de Peter David.


Un aspecto que provocó que la serie diese mucho que hablar fue que – al igual que en las viñetas – se tratase toda la problemática mutante con sus comparaciones con el holocausto (hay varios flashbacks de Magneto y lo que sufrió), la marginación por ser diferentes como le pasó a Júbilo, el miedo a lo nuevo y desconocido y la creación de los Centinelas para “mantener a la humanidad a salvo” e incluso la religión católica en los episodios donde Rondador Nocturno  tenía coprotagonismo.


Lo que fue una pena es que apenas tuviera conexiones con el Universo Marvel, quitando un crossover con Spider-Man llamado The Mutant Agenda y un flashback de la segunda guerra mundial donde Lobezno hacía de las suyas con Nick Furia y el Capitán América o un par de fotogramas donde aparecían de nuevo Spider-Man y Máquina de Guerra salvando el día poco más hubo.


Fue destacable también gran éxito que la serie tuvo en Japón donde se creó una introducción animada para la ocasión y se publicó un manga que adaptaba toda la serie, en Estados Unidos contó con serie de tebeos también que poco a poco fue contando también aventuras distintas a las de la serie pero dentro de su propia continuada, siendo muchos de estos cómics dibujados por el desparecido en combate Ben Herrera.


Bueno y eso es todo, que este post me ha quedado bastante más denso de lo habitual, espero que os haya gustado, volvemos en unas semanas.


 

sábado, enero 25, 2014

THE FOLLOWING T.1 Persigue y te perseguirán


En ocasiones el hype que levanta algunas series de televisión antes de que se estrenen puede ser excesivo y finalmente contraproducente si las expectativas no se cumplen o ni por asomo se acercan. Con The Following ha pasado algo parecido y aunque una vez vista su primera temporada hay que admitir que es adictiva y mediocre a partes iguales no creo que sea tan mala como la pinta la genta. Quizás es porque veo pocos procedimentales o series de polis y no tengo con que comparar pero lo cierto es que yo me lo he pasado bien.

La premisa de The Following no podría ser más sugerente. Un agente del FBI alcohólico y retirado interpretado por Kevin Bacon (actorazo que salta a la pequeña pantalla con papel protagonista) es llamado de nuevo a filas porque un asesino en serie llamado Joe Caroll (al que da vida un gran James Purefoy) se ha escapado y es uno de los tipos más peligrosos de la historia, pese a que sólo había matado a cuatro personas, hasta aquí todo normal, lo que mola viene a continuación.


Caroll ha fundado desde la cárcel una secta de asesinos que usan como doctrina el culto a la muerte que impregnaba toda la obra del escritor Edgar Allan Poe. El piloto además tenía un ritmo que te cagas y te pegaba un buen par de sustos además de tener varios giros de argumento molones. Encima el creador de la serie es Kevin Williamson, uno de los responsables de la saga Scream. Un buen cóctel que demostraba que la Fox había apostado fuerte por ella.

Ahora viene lo malo y es que en los quince episodios que llevamos hemos visto una repetición de esquemas bastante alarmante. Tenemos a Kevin Bacon de un lado para otro con su equipo de agentes del FBI (entre los que destaca Shawn “Hombre de Hielo” Ashmore) persiguiendo a Caroll y este siempre los evade dejando un reguero de muertos a su alrededor (la violencia en la serie es bastante explícita, lo que es de agradecer) y haciendo parecer a la policía como un atajo de idiotas que no hacen otra cosa que dar palos de ciego.

En serio siempre pasa lo mismo, cuando parece que va a pasar una cosa y que van a resolver positivamente algo resulta que uno de los personajes secundarios introducidos en ese capítulo o en uno anterior es miembro de la secta y mata a uno de los buenos y salva el día para Caroll. Algo que también me ha escamado bastante es que se olvidan de todo el tema de Edgar Allan Poe a las primeras de cambio aunque luego es retomado de manera sutil a finales de temporada.

Y ya que hablamos de finales aquí es donde radica el principal punto de interés de The Following es en sus explosivos finales y en que en verdad puede pasar cualquier cosa y cualquier personaje puede morir porque la lista de bajas de personajes más o menos importantes es bastante tocha y como comentaba la última escena del episodio final te deja con ganas de más.

NOTA: 7/10

viernes, enero 24, 2014

ALL CHEERLEADERS DIE! Atrapadme a esas porristas!




Venga gente que estamos a viernes y por fin es fin de semana, mientras tanto vamos a seguir con una nueva crónica de Sitges que ya van quedando poquitas y algunas son canela fina y otras una macarrada de cuidado como la que  nos ocupa esta tarde “All Cheerleaders Die” dirigida por Lucky McKee y Chris Sivertson se trata de un remake de la misma película de comienzos de siglo que ellos mismos dirigieron, y esto aunque no es del todo novedoso – creo que Lans Von Trier lo ha hecho también – desde luego no es nada habitual.

ACD como la conoceremos a partir de ahora es un película tremendamente divertida, que comienzo con una escena de lo más burra que he visto en mucho tiempo, muy cafre y con mucho humor negro. La protagonista de la historia es Maddy Killian, una adolescente que está a punto de comenzar el último curso del instituto y que se ha propuesto hundir en la miseria al mariscal (o quaterback para los finos) del equipo de fútbol americano de la escuela.

Lo que comienza como una película ambientada en un instituto random americano con todos sus tópicos, clichés, jerarquías y demás mierdas (no he reconocido a ni uno de los actores de la película, pero igual de aquí a unos años son todos famosos, vete tú a saber) se vuelve algo mucho más oscuro cuando un buen puñado de los protagonistas mueren y resucitan como no-muertas, pero tampoco zombis y a partir de aquí empieza la fiesta.

Sin contar más detalles para no entrar en el siempre desagradable terreno de los spoilers hay que admitir que la película es sumamente divertida, tarda un poco en arrancar pero cuando el elemento sobrenatural irrumpe en pantalla se disfruta cosa mala la verdad. Cada muerte que se va sucediente es más surrealista que la anterior, cada explicación racional que se le intenta dar más innecesaria, y así hasta el infinito, yo le habría metido más gore pero  la dosis de hemoglobina tampoco es que haya sido especialmente baja.

El final – que incluye punto de partida para la secuela todavía no anunciada – es una batalla al más puro estilo marvel, porque tenemos cantidades ingentes de violencia, un equipo de “buenas” con súper poderes y un final boss de esos que parecen ser invencibles y que no caen por mucha artillería que se le eche. Pero todo esto no sería nada si la película no se hubiera apoyado en un guion que si bien peca de funcional es como he dicho muy gracioso, las carcajadas se suceden y no hay que entender a ACD como una película de terror de genero slasher si no más bien como una comedia de humor negro como el carbón.

Por buscarle algún punto negro, pues me voy a poner en plan guarrete y decir que esperaba muchas más tetas – como si fuera la versión gore de Porky´s – de las que ofrece aunque tías buenas hay unas pocas.

NOTA: 7/10

jueves, enero 23, 2014

SKETCHES: Comprando bocetos en Expocómic



Hay un elemento de Expcómic del que no suelo hablar mucho - principalmente porque no me lo puedo permitir - que es el stand de originales que siendo pionero en los eventos del noveno arte de España no para de crecer cada año.

En este pequeño gran stand este año había una cantidad ingente de material y al contrario que otros años había cosas a muy buen precio. A destacar Ken Lashley que había llevado un buen puñado de cómics suyos firmados y que dependiendo del título y de la firma te lo podías comprar desde un sólo euro.

Originales en si nunca miro porque es un mundo en el que no quiero entrar pese a que me atrae mucho, pero los sketches y bocetos son otra cosa y este año Ariel Olivetti - cotizadísimo en las sesiones de firmas - ofrecía bocetos a cinco, diez y quince euros. 

Este que os ofrezco de Match-1 de los Thunderbolts en concreo fueron 10 euros y me encanta, además de que muchos artistas cobran comissions más cutres y más caras... así sí.

miércoles, enero 22, 2014

HACER UN MATRIX

Hacer un Matrix XD, una expresión que seguro que todos habéis dicho alguna vez en los últimos quince años, tiempo que ha pasado desde que se estrenó la primera parte de la trilogía – tremendamente sobrevalorada – de los hermanos Wachowski que molaba mucho – de largo la mejor de las tres – y que conceptualmente fusilaba en buena medida Los Invisibles de Grant Morrison.


En aquella película había una escena que lo petaba que no es otra que en la que Neo y Trinity ( A Carrie Ann Moss se la ha tragado un agujero negro, aunque no es que a Reeves le vaya mucho mejor) asaltaban un edificio del sistema y se liaban a tiros sacando armas y más armas de sus molones abrigos negros de cuero. La música de Don Davis lo petaba, y las coreografías de Yuen Woo Ping son de lo mejorcito del cine de artes marciales moderno la verdad.





Pues andaba yo viendo Chuck, la cuarta temporada que se me está atragantando, y me encuentro con este nada velado homenaje a la película de marras en la que Chuck y Sarah asaltan un banco donde Volkov (un genial Timothy Dalton) tiene su dinero. La escena es bastante buena y divertida, de lo mejor de toda la temporada.




Pero no es el único homenaje a esa escena (no me centro en la película porque entonces no termino) ya que en la primera maxi de los Ultimates Mark Millar y Bryan Hitch nos cuentan como Ojo de Halcón y la Viuda Negra asaltan un edificio de oficinas que está controlado por Chitauris, si os fijáis la indumentaria es muy similar y la acción no le va a la zaga desde luego.





martes, enero 21, 2014

FRINGE T.5 La batalla por el futuro de la humanidad


Que pena da acabar con series que te gustan, pena por un lado y placer por otro cuando el final es tan bueno como el de Fringe. Te quedas con la sensación de haber visto una gran historia, una historia que se cierra totalmente, una historia que te ha emocionado y cuyos personajes serán recordados durante mucho tiempo, además que acabar series está bien porque con todas las que hay para ver…

El caso de Fringe ha sido bastante ha sido bastante curioso porque ha llegado al capítulo 100 (para que la puedan sindicar signifique lo que signifique eso) con muchas dificultados. La serie creada por J.J. Abrams comenzó como un procedimental cutron que imitaba a Expediente X hasta en lo sosa que era Olivia y lo enigmático y tipo guay que era Peter, le metieron un padre loco (John Noble ha hecho el papel de su vida) y una ayudante entrañable como Astrid y teníamos una serie del caso de la sema con tintes fantásticos más. Pero poco a poco a partir de la revelación de que la serie trataría de una guerra con otra dimensión paralela a la nuestra se fue volviendo más y más interesante.

Fringe ha sido una serie que ha sabido reinventarse a si misma totalmente y dar un giro de tuerca, la serie podría haber metido chachara metafísica y tecnicismos como para parar un tren – dimensiones paralelas, campos cuánticos, paradojas temporales, cámaras de Faraday… - pero han logrado que sea entendible, disfrutable y sobre todo adictiva.

En esta última temporada, los productores han dado un do de pecho brutal y la calidad técnica de la serie se ha visto implementada en muchos puntos. No en vano la acción nos traslada 20 años al futuro con la Tierra siendo invadida y ocupada por los Observadores, que intentan venderse a si mismos como salvadores y amigos y que encima de todo tienen fieles entre los humanos que les sirven traicionando a su propia raza. Con esta definición y con toda la trama que relaciona a la resistencia me ha recordado mucho en esencia  a la mítica V.

Otro aspecto que me gustaría destacar de la quinta temporada de Fringe es que se trata de un homenaje a toda la serie con la presencia de objetos, situaciones, referencias a muchos de los casos de las primeras temporadas, incluso hay un momentito donde se puede ver “el otro lado” Olivia y Lincoln como pareja. Además las dosis de acción son considerablemente mayores y en solo trece episodios hay más peleas, persecuciones y tiroteos (bien dosificados eso sí) que en las cuatro temporadas anteriores.

Sabiendo que estos últimos trece episodios tenían que ser una traca, los acontecimientos se suceden a una velocidad de vértigo y además pasaran todos los personajes que han sido importantes por la serie, y creedme si habéis sido fans de Fringe hay más de un suceso que os soltará las lagrimitas. La humanidad está en guerra y como en toda batalla hay bajas, algunas necesarias, otras inesperadas y todas dolorosas. El equipo de guionistas encabezado por J.H Wyman ha sabido transmitir al espectador esa sensación de desesperación, de urgencia, de relevancia ante lo que nos contaban. Por supuesto se han permitido el lujo de premiarnos con pequeñas genialidades como el episodio donde Walter para acceder a algunos de sus recuerdos se mete un ácido, ya os podréis imaginar. Cinco años de aventuras con Walter, Olivia, Peter, Astrid, Nina… se os echará de menos, gracias por hacérnoslo pasar tan bien.



Que gran escena final, de lo más emotivo y bonito que he visto en ficción televisiva.